Otra vez, la Reserva Federal al rescate de los bancos europeos y de Londres

22 de may de 2013

22 de mayo de 2013 — El presidente de la Reserva Federal de EU, Ben Bernanke, con su "EC-4" (como le dicen a su cuarta ronda de "Emisión Cuantitativa", de imprimir dinero para repartirlo a la banca insolvente) anda ahora en la misión de rescate de los megabancos británicos y europeos, del mismo modo que lo ha hecho con sus anteriores programas de emisión de "liquidez de emergencia".

El portal electrónico www.zerohedge.com —que demostró a principios de 2012 que los $660 mil millones de dólares de la EC-2 se había utilizado casi en su totalidad para apuntalar los bancos zombie de Europa a través de sus filiales de Estados Unidos— publicó el mismo análisis para la EC-3 y EC-4 que está en marcha con la emisión de $85 mil millones de dólares al mes (en la jerga periodística de Wall Street ya le dicen en inglés "CE-para-la-eternidad").

Las reservas en efectivo de los bancos en Estados Unidos se elevaron ahora a más de ·$2 billones de dólares por primera vez; para el 30 de abril estaban en $2.2 billones, mientras que hace unos cuatro años apenas llegaban a unos miles de millones, según el informe de la Reserva Federal sobre el flujo de efectivo. Pero de esas reservas en efectivo, unos $1.3 billones de dólares, o sea el 60%, está en manos de las filiales estadounidenses de bancos extranjeros, principalmente los que tienen sede en Londres y en Europa continental. Es decir, el dinero que imprime la Reserva Federal en su mayor parte va a parar directamente a acumular el capital y reservas líquidas de los grandes bancos, dado que ese nuevo dinero que se imprime se utiliza para comprarle a esos bancos valores respaldados en hipotecas así como valores del Tesoro y agencias de EU.

Esas inmensas reservas en efectivo de esos bancos representa su incapacidad o falta de propósito para otorgar préstamos, dado que mantienen el efectivo que les imprime la Reserva Federal para proteger los activos de sus libros de contabilidad frente a las pérdidas que van a sufrir cuando de nuevo se desinfle la burbuja que puede ser muy pronto. Bernanke reconoce esto y dice que su plan de imprimir dinero no es inflacionario precisamente porque ¡no entra a la economía como créditos!

Los gráficos que publica zerohedge.com también muestran claramente como se corresponden en el tiempo, cada vez que se han impreso los billetes de la EC, EC-2 y EC-2y3, hay un repunte en el exceso de reservas líquidas en los bancos: En 2009-2010, va de $200 mil millones a un billón de dólares; en 2011, de $1.2 billones a $1.8 billones; desde diciembre de 2012, de $1.6 billones a $2.2 billones de dólares.