Estalla pelea contra el euro en España

22 de may de 2013

22 de mayo de 2013 — Por todo el sur de Europa surgen movimientos en contra del euro. Hace apenas un año, cuando se formó el Movimiento LaRouche España, este era una voz solitaria en el panorama político que organizaba para que España abandone el euro. La semana pasada, se lanzó en España un "Manifiesto por la recuperación de la soberanía económica, monetaria y ciudadana: SALIR DEL EURO". Lo encabeza Luis Anguita, un respetado estadista del Partido Comunista y de Izquierda Unida (IU) que organizan un Frente Cívico no partidista. Inicialmente, el manifiesto lo firmaron Anguita y los líderes del nuevo Frente Cívico, y algunos dirigentes de IU, pero en dos días ya el manifiesto suma 900 firmas desde que se lanzó, y al tercer día se duplicó a 1800. El economista Pedro Montes le dijo a Cuarto Poder que los organizadores del manifiesto pensaron que llegó el momento de decir en público lo que se discute en todos los rincones de España, desde los salones de clase hasta los cafés y en las calles, para provocar el debate necesario par que los partidos y movimientos sociales tomen posición en contra del euro.

España enfrenta un "desastre inmanejable", un desempleo catastrófico, una deuda externa imposible de pagar, y las cuentas públicas llevan a la quiebra del Estado, señala el Manifiesto. Las causas son múltiples y complejas, pero "hay que atribuir a la incorporación de nuestro país a la moneda única la principal razón de esta desoladora situación".

La moneda única creó las condiciones para las doctrinas neoliberales de la "Europa de Maastricht". Se crearon desequilibrios insostenibles cubiertos con enormes deuda extranjeras, tanto en Grecia como en Portugal y también en España. Hasta el 2008, España "vivió un sueño, como drogado, alimentando la burbuja inmobiliaria". Luego los mercados financieros se cerraron y se impusieron las destructivas políticas de ajuste, austeridad y privatización.

El Manifiesto denuncia no solo al partido gobernante, el neoliberal PP, sino también al Partido Socialista por fingir ahora críticas a las políticas suicidas pero que fueron copartícipes activos y "sigue amarrado al criterio de que el euro es irreversible". Los dirigentes sindicales reconocen su error de haberle dado un "si crítico" a Maastricht, ahora denuncian el estado de cosas actual, pero son incapaces de "proponer medidas anticrisis realmente efectivas ya que no cuestionan con coherencia la Europa construida". Otros en la izquierda "proponen cambios bastante utópicos y proyectos sin fundamento, dado el carácter irreformable de la Europa surgida" bajo el euro.

"A los firmantes de este manifiesto nos parece claro que la Europa de Maastricht no podrá sobrevivir con su actual configuración, tras los desastres y sufrimientos que ha causado", señala el manifiesto. "También afirmamos que nuestro país no puede salir de la crisis en el marco del euro. Sin moneda propia y sin autonomía monetaria es imposible hacer frente al drama social y económico..."

El Manifiesto deja en claro que la deuda externa es impagable. Los intereses privados deben pagar las deudas privadas, y la deuda pública se debe reestructurar radicalmente a través de quitas, moratorias y su conversión a moneda nacional.

"A nuestro entender, hoy la sociedad española, que ya ha entrado en una agonía prolongada y sin esperanza, no dispone de otra elección que salir del euro para impedir el hundimiento definitivo del país", concluyen los firmantes.