Llamado nacional a la acción para restaurar la Glass-Steagall: LOS OJOS DEL MUNDO ESTÁN PUESTOS SOBRE NOSOTROS

30 de abril de 2013

Llamado nacional a la acción para restaurar la Glass-Steagall

LOS OJOS DEL MUNDO
ESTÁN PUESTOS SOBRE NOSOTROS

Descargue el volante en formato PDF

30 de abril de 2013 — LaRouchePAC ha declarado la semana que empieza el 6 de mayo de 2013 como la "Semana Nacional de acción por el restablecimiento de la Glass-Steagall" y ha emitido órdenes de marcha apelando a los ciudadanos y a organizaciones de todo el país para que se activen en una ofensiva enfocada y renovada para forzar un avance fundamental en la lucha por la Glass-Steagall.

En los últimos tres meses, el proyecto de ley por el restablecimiento de la Glass-Steagall en la Cámara de Representantes de Estados Unidos (HR 129), acumuló cerca de 60 copatrocinadores, en tanto que cerca de 20 legislaturas estatales en todo el país han presentado resoluciones en donde exigen actuar sobre la Glass-Steagall, en tres de los cuales se ha aprobado (Dakota del sur, Maine e Indiana). Encima de esto, organizaciones nacionales y estatales, desde sindicatos hasta comisiones de partido, han suscrito públicamente la HR 129, en tanto que la campaña nacional para que se envíen cartas generó cientos de solicitudes personales al Congreso por parte de ciudadanos de todas partes del país para que actúen de inmediato sobre esta legislación decisiva. Algunos miembros del Congreso se han topado personalmente con estas manifestaciones de apoyo por la Glass-Steagall, cuando se han reunido cara a cara con ellos en las reuniones de cabildo abierto en todas partes del país. Y muchos de estos miembros del Congreso han respondido, agregando sus nombres a la lista de copatrocinadores del proyecto de ley Glass-Steagall. Los casi 60 copatrocinadores actuales de la HR 129 es evidencia del efecto que ha generado la presión abrumadora proveniente de la población estadounidense.

Sin embargo, hasta ahora, no hay ni un solo miembro del Senado de Estados Unidos que haya tenido el coraje de escuchar la voz del pueblo estadounidense y haya introducido un proyecto de ley similar en el Senado de Estados Unidos. Las presiones de Wall Street y sus cómplices han resultado ser todavía muy grandes, y en el Senado no se puede encontrar a ninguno dispuesto a romper con el perfil y ser un verdadero líder. Se han presentado otras supuestas "alternativas" a la Glass-Steagall —la última de las cuales es la Brown-Vitter— que no hacen más que desviar cualquier discusión seria que se genere, y tiene la marca notoria e infame del lema de Wall Street: "Lo que sea, menos la Glass-Steagall".

Mientras tanto, la crisis va en ascenso y la tasa de mortalidad aumentando tanto en Estados Unidos, como, de manera más notoria, en Europa. Las poblaciones de varios de los países más importantes de Europa ya se están contrayendo oficialmente y en otras naciones la mayoría de la generación joven en capacidad de trabajar se encuentra desempleada. Los suicidios públicos se han vuelto comunes y las enfermedades no tratadas—tanto físicas como sicológicas— van en aumento. Como lo advirtió recientemente Manuel Alegre, ex candidato presidencial en Portugal:"Somos como aquellos prisioneros en los campos de concentración que vivían con la ilusión de que quizás no les había llegado su momento, cuando se alineaba a otros para llevarlos a las cámaras de gas. No se ven esvásticas; no hay soldados ladrando órdenes; la frase 'Arbeit macht frei' no ha aparecido aún en la entrada de nuestro país... Pero yo ya he empezado a sentirme condenado. No puedo dejar de sentirme como un chipriota". La ilusión de una Europa de paz unificada y que comparte prosperidad se ha evaporado, y el totalitarismo de un empobrecimiento forzado y recortes asesinos en los niveles de vida cierran su garra mortal. Con la continuación de la dictadura de rescates y austeridad, naciones y culturas nacionales enteras se hallan camino a su exterminación, y pende en el aire una sensación de fatalidad con la gravedad de lo que se percibe como inevitable, que pesa sobre el potencial liderato, agravando la sensación de desesperanza frente a una política de genocidio.

Y es por eso que depende de nosotros. La responsabilidad de salvarnos no solo a nosotros mismos, sino también a Europa y al resto de la civilización recae en los hombros del pueblo estadounidense. Ninguna otra nación tiene las instituciones republicanas que le permiten al ciudadano actuar directamente para forjar la política del gobierno. Ninguna otra nación tiene una memoria histórica integrada sobre el éxito de los principios económicos que hicieron que originalmente nuestra nación fuera grande. Aunque a nivel internacional hay patriotas que están luchando incansablemente por la Glass-Steagall en sus países de origen, ninguna otra nación, excepto Estados Unidos, tiene el poder por si misma en este momento de revertir la marea de caos económico y desintegración. Por lo tanto, los ojos del mundo están puestos sobre nosotros. La pelea por la Glass-Steagall se gana o se pierde aquí. Y la pelea por la Glass-Steagall se tiene que ganar ahora.

Únete a LaRouchePAC en nuestra "Semana nacional de acción por el restablecimiento de la Glass-Steagall" empezando el 6 de mayo. Visita el sitio LaRouchePAC.com  o spanish.LaRouchePAC.com sobre detalles de las órdenes de marcha para los próximos días.