Revelaciones sobre enormes pérdidas con derivados en Italia ponen de blanco a Draghi

28 de junio de 2013

28 de junio de 2013 — Las últimas revelaciones sobre las enormes pérdidas con derivados financieros en Italia han puesto al presidente del Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi en el banquillo de los acusados y pudiera terminar en la cárcel. Se hicieron públicas las revelaciones en vísperas de la crucial cumbre de la Unión Europea (UE) en donde el principal punto de la agenda serán los llamados rescates internos (o sea, utilizar los fondos de los depositantes para salvar a un banco insolvente).

Un informe confidencial del 2012 del ministerio de Hacienda de Italia obtenido por el periódico italiano La Repubblica y que después se lo pasaron al Financial Times de Londres, revela que el gobierno italiano perdió por lo menos 8 mil millones de euros en inversiones en derivados en los 1990, contratados con el fin de disfrazar los libros de contabilidad del gobierno italiano para que Italia pudiera entrar al euro. Esto se hizo cuando ¡nadie menos que Mario Draghi era el director general de Hacienda en Italia!

En estas operaciones estuvo junto con Draghi, un tal Vincenzo LaVia, quien en ese entonces era el director del departamento de deuda de Hacienda, hasta el 2000; recomendado por Draghi, La Via fue nombrado director general de Hacienda en mayo del 2012.

Una tercera en este triunvirato fue Maria Cannatta, quien en ese entonces estaba involucrada en la contabilidad sobre deuda y déficits en Hacienda. Ahora es la directora de la agencia de gestión de deuda de Hacienda. Draghi dejó el gobierno en el 2002 y se fue a trabajar para Goldman Sachs, que por supuesto, plantea la pregunta de si no habrá sido Goldman Sachs la firma que arregló estos derivados. Considerando su papel en la manipulación de la contabilidad nacional de Grecia, no es una mala apuesta decir que si.

Aunque el informe de Hacienda no da cifras, las fuentes del Financial Times indican que las pérdidas pudieran llegar hasta los 8 mil millones de euros, con base en un valor teórico de 31,700 millones de euros. Otra indicación de las pérdidas es el hecho de que el año pasado, Italia se vio forzada por Morgan Stanley, usando documentos normativos, a que el gobierno le pagara a Morgan Stanley 2,570 millones de euros después de que el banco aplicara una cláusula de rescisión sobre los contratos con derivados relacionados con permutas de tasas de interés y opciones de permuta (swaps) que databan desde 1994.

Un informe oficial presentado ante el parlamento en marzo del 2012, revela por primera vez que Hacienda tenía contratos con derivados para apalancar unos 160 mil millones de euros en deuda, un 10% del total de la deuda estatal. En ese entonces, la agencia noticiosa Bloomberg, con base en documentos oficiales, sostuvo que Italia había perdido 31 mil millones de euros con sus derivados.

El Financial Times recuerda que en el 2001, el economista italiano Gustavo Piga reveló que él había obtenido contratos con derivados de un país europeo no mencionado por nombre en donde se mostraba que había enmascarado sus libros. En ese entonces la creencia generalizada era que se trataba de Italia y de que el banco era JP Morgan.

Cuando se le pidió su opinión, Draghi solo se refirió a la declaración que hizo la Hacienda de Italia negando que se hubieran comprado los derivados para cocinar los libros con el fin de que Italia pudiera entrar a la zona del euro. La declaración también alega que los derivados eran "un seguro" y que esto no representaba "un peligro para la contabilidad nacional".

El sucio pasado de Draghi lo está alcanzando. A principios de este año, se produjo el desplome de la Banca Monte dei Paschi debido a los contratos con derivados que hizo cuando Draghi era el gobernador del Banco de Italia.

adidas Yeezy 350