Dempsey: una zona de vuelos restringidos en Siria es un acto de guerra

29 de junio de 2013

29 de junio de 2013 — El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general Martin Dempsey, ha seguido repeliendo a quienes exigen una intervención de las fuerzas armadas de Estados Unidos en Siria. Durante una conferencia de prensa que dio el pasado miércoles 26, con el Secretario de la Defensa Chuck Hagel, Dempsey dijo que, si se les pidiera a las fuerzas armadas de EU, podrían establecer una zona restringida de vuelos sobre Siria, aunque esto sería difícil porque Siria tiene un sistema de defensa aérea denso y sofisticado. Es más, tratar de evitar que vuele la fuerza aérea siria solo es un 10% del problema.

"Y si decidimos hacer esto, llevar a cabo una zona restringida de vuelos, es esencialmente un acto de guerra y me gustaría entender el plan de paz antes de iniciar una guerra", dijo. Los comentarios de Dempsey se produjeron después de que tanto él como Hagel, expresaron su apoyo nominal a la decisión del Presidente Obama de armar a algunos grupos de la oposición siria, aunque ninguno de los dos se mostró muy entusiasmado con la idea.

A principios de esta semana, en entrevista con la radio de Washington, WTOP, Dempsey describió la situación en Siria como un "problema de diez años". En particular, vapuleó a aquellos que alegan que con paralizar la aviación siria, arrojar unas cuantas bombas aquí y allá y crear refugios para la oposición de alguna manera mágica iba a acabar con la crisis en Siria forzando la salida de Assad del poder.

"Se han apoderado de alguna manera del conflicto los extremistas en ambos bandos, el Hezbollah libanés en el lado chiíta o en el lado del gobierno y elementos de al-Qaeda en la lado sunita. Es un conflicto o un desafío que se extiende desde Beirut a Damasco y Bagdad" dijo. "El sufrimiento es absolutamente atroz y trágico a la vez". Pero, no va a acabar rápidamente. "Los factores internos que están contribuyendo al conflicto son muy profundos y permanentes, así que a mi juicio personal estamos ante, probablemente un desafío de diez años. Esto no es algo que se pueda resolver de la noche a la mañana, no importa lo que nadie haga".