¿La operación contra el general Cartwright es un mensaje para todos?

29 de junio de 2013

29 de junio, 2013 — El general James Cartwright, ex subjefe del Estado Mayor Conjunto, ha sido informado de que es el "objetivo" de una investigación penal por una filtración sobre el ataque cibernético en contra del programa nuclear de Irán. En junio del 2012, David Sanger del New York Times reportó sobre el papel de Obama, incluyendo el de Cartwright, en el ataque con el virus de computadora Stuxnet en contra de la planta de enriquecimiento de uranio de Irán en Natanz, en donde se dice que se destruyeron unas 1,000 centrífugas; se supo sobre este ataque porque el virus se escapó a internet. Algunos miembros del Congreso exigieron saber quien había sido responsable por la filtración. El Washington Post nos informa que "el objetivo es sospechoso de un caso penal que todavía no ha sido acusado pero que se espera que lo sea".

Así que la pregunta que se tiene que plantear es, ¿el ataque a Cartwright tiene el propósito de enviar un mensaje, de que ni siquiera los generales de cuatro estrellas se van a escapar de ser procesados? A Cartwright se le describía con frecuencia en la prensa como uno de los generales favoritos de Obama e incluso que era el favorito de Obama para reemplazar al almirante Michael Mullen como jefe del Estado Mayor Conjunto en el 2011. En vez de esto, se saltaron a Cartwright para nombrar al general Martin Dempsey, despues de un pequeño escándalo de un subordinado en donde se aclaró que Cartwright no tenía nada que ver. Se retiró cuando concluyó su período en septiembre de ese año. Desde entonces, Cartwright ha sido un vocero crítico de por lo menos dos aspectos de la política estratégica de Obama: la confrontación con Rusia y China y la política de aviones robot (drones) asesinos.

En relación a la política sobre drones asesinos, Cartwright advirtió, durante sus comentarios en el Consejo sobre Asuntos Globales de Chicago el 21 de mayo que la política tiene una seria tendencia a ser contraproducente. "Si tratamos de lograr una solución matando, sin importar qué tan preciso se sea, se va a molestar a la gente incluso aunque no sean blancos" dijo. Cartwright hizo este comentario en vísperas del anuncio de Obama de que iba a transferir buena parte del plan de asesinatos selectivos a las fuerzas armadas, que Cartwright comentó no era muy sabio. Según el New York Times dijo que le preocupaba que se "borrara la línea divisoria" entre soldados y espías, si se le encargaba al Pentagono las operaciones con drones en contra de países soberanos "fuera de una zona de hostilidades declarada". Dijo que si había problemas con el programa de drones, estos no se iban a resolver "moviendolos de una parte del gobierno a otra".

Cartwright ha sido también muy directo sobre la cuestión de una confrontación con Rusia y China. Durante su discurso inaugural el 15 de mayo del 2012 en la Conferencia Conjunta sobre Capacidades Bélicas en Virginia Beach, Va., rechazó el concepto de Batalla Aire-Mar, un concepto operativo desarrollado por el Pentagono el cual, a pesar de que lo ha negado el Departamento de Defensa, está orientado en contra de China. "La Batalla Aire-Mar sataniza a China" dijo Cartwright. "Eso no está en el mejor interés de nadie".

Durante el periodo de preguntas, Cartwright respondió una pregunta de la EIR sobre si dada la Batalla Aire-Mar con China y las preocupaciones que Rusia ha expresado sobre la política de defensa antimisiles de Estados Unidos en Europa, no deberiamos reconsiderar nuestra estrategia hacia ambas naciones antes de meternos en un conflicto estratégico con ellas. Cartwright respondió describiendo primero las dos preocupaciones que le han expresado los rusos con los que ha estado en diálogo. Primero, les preocupa la posibilidad de que la defensa antimisiles de EU sea capaz de "alcanzar y tocar" sus ICBM (misiles intercontinentales) y por lo tanto alterar el equilibrio de poder que existe actualmente entre EU y Rusia. Segundo, "existe el potencial de que se podría de hecho generar un escenario en el cual, en un golpe inesperado, lanzáramos un ataque preventivo y después usáramos la defensa antimisiles para deshierbar los fuegos residuales [es decir, lanzamientos de represalia en contra de lo que quedara de sus ICBM -NDR]...Vamos a tener que pensar como salimos de esta. Vamos a tener que descifrar como vamos a hacerlo".

La segunda preocupación, dijo Cartwright, tiene que ver con las capacidades que representan los misiles estándares SM-3 Block IIB, (desde entonces a la fecha, esta parte del programa ha sido pospuesta por el secretario de la defensa Chuck Hagel, pero las preocupaciones rusas siguen vigentes) que se supone se van a instalar en Polonia y Rumania en un par de años —por lo tanto, "la pregunta es, ¿deberíamos hacerlo? Quizá no, no lo sé, todavía. Tiene que haber más dialogo entre ahora y entonces, pero es una buena pregunta y necesitamos encontrar una solución".