El Gobierno de Portugal se tambalea al borde del abismo, víctima de la realidad

3 de julio de 2013

3 de julio de 2013 — El Gobierno de Pedro Passos Coelho, Primer Ministro de Portugal, un lamebotas de la Troika como ninguno, estuvo a punto de caer este martes, después de que dos miembros de su gabinete, su ministro de Finanzas y su ministro de Relaciones Exteriores, renunciaron esta semana. Ayer 2 de julio en un discurso que dio en la TV a nivel nacional, el Primer Ministro rehusó aceptar la renuncia de sus ministros, y dijo que negociaría una solución de mutuo acuerdo a fin de evitar un "colapso político, económico y social", y que se mantenga el programa de rescates financieros de 78 mil millones de euros. No hay nada que asegure que pueda hacer eso.

El ministro de Finanzas, Vitor Gaspar, ofreció su renuncia sorpresivamente el lunes, porque, como dice con mucho pesar el diario londinense Financial Times, "en últimas, fue el gran abismo entre el modo en que los acreedores internacionales ven los problemas del país y —como se refleja en las encuestas de opinión— como los ve la mayoría de los portugueses, lo que persuadió al señor Gaspar de que no podía continuar en su cargo". No es que Gaspar se oponga a las "medidas difíciles pero necesarias" que el director económico de la Unión Europea, Olli Rehn, exige al gobierno de Portugal. Todo lo contrario, se consideraba que el era "la personificación del compromiso total con el que Lisboa estaba respondiendo a la consolidación fiscal"

Pero parece ser que la realidad política lo ahogó.

Maria Luis Albuquerque, la secretaria de Hacienda, fue nombrada para reemplazarlo, a pesar de que existe un escándalo sobre transacciones de papeles tóxicos entre Albuquerque y JP Morgan Chase y Goldman Sachs. De hecho, las fuentes de LPAC en Portugal informan que a ella se le conoce en la calle como "María de swaps; no son tóxicos, son exóticos". Cuando la nombraron para reemplazar a Gaspar, el ministro de Relaciones Exteriores renunció en señal de protesta. Portas además encabeza el conservador Partido Popular, socios de coalición de Passos Coelho, de modo que eso trajo a la coalición actual del gobierno al borde del abismo.