Crece la respuesta de Iberoamérica a la violación de la soberanía boliviana ordenada por EU

5 de julio de 2013

Crece la respuesta de Iberoamérica a la violación de la soberanía boliviana ordenada por EU

5 de julio de 2013 — Por toda Iberoamérica, gobiernos y movimientos políticos han expresado su enojo ante lo que fue claramente el "secuestro" del avión del Presidente boliviano Evo Morales el 2 de julio, ordenado por Estados Unidos, cuando Francia, Portugal, España e Italia le negaron el derecho de sobrevuelo y aterrizaje con el pretexto de que se suponía que había ocultado a Edward Snowden en su avión cuando partió de Moscú.

Después de verse forzado a pasar 14 horas en el aeropuerto de Viena, Austria, en donde se le permitió aterrizar finalmente, Morales llegó a La Paz la noche del 3 de julio en donde lo recibieron como héroe, fue recibido por su gabinete, los jefes de las Fuerzas Armadas, diplomáticos extranjeros y una multitud de ciudadanos. En conferencia de prensa acusó que la decisión de los gobiernos europeos de negarle acceso a su avión a su espacio aéreo era "una provocación en contra del continente para amenazarnos e intimidarnos, pero... nunca nos van a intimidar o asustar porque somos una nación que tiene soberanía y dignidad".

En referencia a la solidaridad que recibió de varias parte del continente, Morales insistió mordazmente que Bolivia tiene que aliarse también con los estadounidenses dentro de Estados Unidos, que son igualmente humillados y oprimidos por el gobierno de Obama.

Los jefes de estado de Iberoamérica se reunieron luego en Cochabamba, Bolivia, en una sesión de emergencia de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), frente a una ola de protestas en Bolivia y otros países enfocadas en contra de EU y las embajadas europeas. Notablemente, la embajada estadounidense en La Paz se vio forzada a cancelar su celebración del 4 de julio, a la que tradicionalmente asistían funcionarios del gobierno boliviano y otros diplomáticos extranjeros debido a lo que la agencia de prensa Bolpress describe como "tensiones diplomáticas" entre la embajada y su país anfitrión.

"Todos somos Bolivia" dijo el 2 de julio el presidente de Ecuador, Correa, en respuesta al incidente. En un discurso el 3 de julio en Buenos Aires, la Presidente de Argentina Cristina Fernández de Kirchner dijo que el avión de Morales, que goza de completa inmunidad diplomática, fue "detenido ilegalmente en la Vieja Europa. Y no lo digo [la Vieja Europa] solo como frase, sino como un vestigio del colonialismo que creímos que estaba totalmente eclipsado. Nosotros creemos que esto no es solo una humillación a una nación hermana sino a todo el continente suramericano".

En un comunicado del 4 de julio, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia expresó su "profunda indignación y repudio" a la "solicitud extraña, ilegal, infundada y provocadora [de EU]" de que se detenga preventivamente a Snowden con el fin de extraditarlo y que prometieran regresarlo "categórica e inmediatamente" a Washington. Advierte que si Snowden entrara o pasara por Bolivia, el gobierno "ejercitando los principios de soberanía, independencia e igualdad entre Estados, rechazaría la solicitud estadounidense de que se le detuviera" ya que esto violaría los dos tratados de extradición entre Estados Unidos y Bolivia.