El controlador de Obama, Gran Bretaña, rechaza las pláticas sobre vigilancia entre Estados Unidos y la Unión Europea

9 de julio de 2013

8 de julio de 2013 — El gobierno británico se movió rápidamente para vetar la reunión entre los expertos sobre seguridad europeos y sus contrapartes estadounidenses, programadas para celebrarse en Washington el 8 de julio. La reunión había sido convocada después de los informes de que Estados Unidos espiaba subrepticiamente, revelados por el ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), Edward Snowden.

Las acusaciones de Snowden sobre espionaje irritaron a los europeos y arrojaron un balde de agua fría al acuerdo de libre comercio que la UE dice añadiría unos 119 mil millones de euros anualmente a la economía del bloque. En Estrasburgo, el parlamento Europeo exigió una "clarificación inmediata" de Washington y advirtió sobre su "impacto potencial sobre las relaciones transatlánticas". También, en medio de los alegatos de espionaje y vigilancia, se hundió la confianza que tenían los alemanes en Estados Unidos, como lo muestra una encuesta del 4 de julio. Solo un 49% de los encuestados dijeron que Estados Unidos era un socio confiable.

Sin embargo, los británicos objetaron la idea de un intercambio de inteligencia EU-UE. La propuesta original era establecer dos grupos de expertos, uno sobre recolección de inteligencia el otro sobre privacidad de información y supervisión. "Nuestros amigos británicos probablemente no saben de qué lado de la mesa se deben sentar", bromeo sarcástico un diplomático de la Unión Europea, según reporta Reuters.

Un artículo de Reuters destaca que no es difícil entender "por qué" se opone Gran Bretaña a las pláticas dado que EU tiene amplios acuerdos para compartir información con Gran Bretaña, a quien considera un "interlocutor", y se sabe que Gran Bretaña se beneficiaba de la vigilancia de EU en contra del resto del mundo. Según el Guardian el informante Edward Snowden le dijo al periódico que en la sede de la GCHQ en la Universidad de Warwick, la NSA tenía a uno de sus aliados británico más prolíficos (la GCHQ es una de las tres agencias de inteligencia del Reino Unido, junto con MI5 y MI6). "No es solamente un problema estadounidense. El Reino Unido tiene un perro enorme en esta pelea. Ellos (GCHQ) son peores que los EU" dijo Snowden.

Es más, Gran Bretaña es una sociedad vigilada, dijo un grupo de académicos llamado la Red de Estudios de Vigilancia en el informe que publicaron en noviembre del 2006. Los investigadores señalaron la "vigilancia informática", el uso de información de tarjetas de crédito, teléfonos celulares, tarjetas de clientes preferidos, y CCTV. El seguimiento del ritmo de trabajo, viajes y telecomunicaciones también está aumentando. En Gran Bretaña hay hasta 4.2 millones de cámaras de circuito cerrado (CCTV), alrededor de 1 por cada 14 personas.

Se predice que para el 2016 se va a poder escanear a los compradores cuando entran a las tiendas, las escuelas van a poder tener tarjetas que les permitan a los padres monitorear lo que comen sus hijos, y se les podría negar empleo a los solicitantes que se vea que tienen riesgos en su salud.