Churkin: los rebeldes sirios son los responsables de los ataques con gas en Aleppo

11 de julio de 2013

11 de julio de 2013 — El 9 de julio, Vitaly Churkin, embajador de Rusia ante las Naciones Unidas, entregó un informe de 80 páginas al Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, en donde, según dijo después, se reportan las conclusiones de los expertos rusos de que los rebeldes sirios fueron los responsables del ataque con gas sarín el 19 de marzo del 2013 en el suburbio de Khan al-Assal en Aleppo en donde murieron 26 personas y 86 más resultaron heridas. Churkin dijo que las muestras tomadas en el sitio del impacto fueron examinadas en un laboratorio ruso certificado por la Organización por la Prohibición de Armas Químicas, y que los expertos rusos personalmente recolectaron las muestras, en vez de hacer que terceras personas se las entregaran como fue el caso con las muestras analizadas por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia.

"Los resultados del análisis indican claramente que lo que se utilizó en Khan al-Assal no fue algo manufacturado industrialmente y llenado con sarín" dijo Churkin. "Las especificaciones técnicas del gas sarín prueban que tampoco se fabricó industrialmente. La ausencia de estabilizadores químicos en las muestras de los agentes tóxicos detectados indican que su producción fue relativamente reciente". Es más, Churkin agregó, ni el armazón ni el orificio de la carga explosiva usadas en esto eran municiones estándar usadas en las armas químicas. "Por lo tanto, existen muchas razones para creer que fueron los combatientes armados en la oposición los que utilizaron armas químicas en Khan al-Assal" dijo. Churkin agregó que "según la información a nuestra disposición, en febrero del 2013, la llamada brigada 'Basha'ir al-Nasr', afiliada al Ejército Sirio Libre empezó la producción de proyectiles no dirigidos 'Basha'ir 3' ".

El vocero del Pentágono, George Little, no comentó directamente el informe de Rusia cuando se le preguntó sobre el particular el miércoles 3, durante la conferencia de prensa con los reporteros, aunque indicó que la línea roja del presidente Obama solo se aplica al gobierno de Assad. "Lo que nos preocupa es el uso de armas químicas por parte del gobierno sirio en el transcurso del tiempo en diversas de ocasiones" dijo. "El Presidente ha hablado directamente de esto y dijo que esto es totalmente inaceptable y cruza una línea roja".

Mientras tanto, la investigación de la ONU, originalmente solicitada por Assad en primer lugar, continúa estancada por las exigencias de la ONU (es decir, EU, Reino Unido y Francia) de que el equipo investigador tenga amplio acceso en el país, al estilo Irak, en vez de enfocarse en los ataques específicos que el gobierno sirio les pidió que investigaran.