Washington Post dice que Detroit es como Grecia, y que la culpa la tienen los trabajadores codiciosos y las pensiones gordas

13 de julio de 2013

12 de julio de 2013— Charles Lane escribió el martes 9 en la página editorial del diario Washington Post que los trabajadores gordos, tontos y felices de Detroit son la causa de la quiebra de la ciudad de Detroit, del mismo modo que la Troika declara que los problemas de Grecia nacen de que se le paga demasiado a los trabajadores y no pagan impuestos. "Ciertas partes de Estados Unidos son como Grecia", en particular Detroit, dice Lane.

"Los sindicatos de empleados públicos, 47 en total", recibieron "pensiones generosas y beneficios de salud de jubilación" que "se engulleron los dólares de los impuestos" de Detroit, alega el artículo de marras.

En realidad, Lane no oculta sus proclividades fascistas. Elogia al gobernador de Michigan, Rick Snyder, por nombrar a Kevyn Orr como administrador de emergencia, como un "dictador ilustrado" que tiene el poder de "hacer lo que sea necesario, desde romper los contratos con los sindicatos hasta denunciar el mal manejo de los fondos de pensiones. Angela Merkel solo podría desear tales facultades cuasi dictatoriales sobre sus clientes griegos".

Quizás Lane y los de su ralea propondrán que las plantas automotrices abandonadas se transformen en campos de concentración donde los codiciosos trabajadores de Detroit aprendan que "Arbeit macht frei" (la consigna que estaba escrita a la entrada de los campos de concentración nazi, que significa "el trabajo libera").