Wall Street sigue haciendo humo

12 de julio de 2013

11 de julio de 2013 — Cualquier visitante de las oficinas de la Cámara de Representantes en Washington, DC, ya sea miembro del Congreso, asistente de alguno, o simplemente turista, durante los últimos días tuvo que haber pasado frente la pancarta de los organizadores de LaRouche PAC, que dice: "Wall Street's Bets Are Worthless Debts! Restore Glass-Steagall Now" (Las apuestas de Wall Street son deudas sin valor. ¡A restaurar la Glass-Steagall ya!). Irónicamente, hay un efecto de concentración del flujo de transeúntes, ya que se han cerrado la mayoría de las entradas y salidas debido a la política de austeridad de Obama que redujo el presupuesto para el Congreso.

El mensaje ha generado mucha discusión. Un transeúnte se acercó a los organizadores para decirles que el estado de California es el siguiente que se va declarar en quiebra. Sí, dijo, y le van a seguir los otros 49 estados; sí, Detroit puede estar en quiebra, "pero California es la próxima Grecia", dijo.

Y esta es la situación de la "próxima Grecia". El servicio noticioso Bloomberg, publicó muy consternado un informe sobre el proceso de apalancamiento inverso que están sufriendo la burbuja del casino de los llamados REIT. Y para los que no están metidos en el casino, sepan que REIT son las siglas en inglés de "real-estate investment trusts", o sea algo así como un pomposo "fideicomiso de inversiones en bienes raíces". Como lo explica Bloomberg de manera muy sutil, los REIT "piden prestado dinero para hacer apuestas en del mercado de crédito por un monto de $400,000 millones de dólares", apuestas que van principalmente a los bienes raíces comerciales.

Pero ahora que las tasas de interés de los bonos del Tesoro han aumentado, las participaciones en los REIT han caído en 19% desde el 2 de mayo, debido a que como dicen los rumores o explicaciones en el mercado, se han visto forzados a vender bonos para poder cumplir con demandas de que paguen en corto los préstamos con los que han hecho sus apuestas en el mercado. Posiblemente, según estima JPMorgan, unos $30,000 millones de dólares en valores hipotecarios respaldados por el gobierno en junio. Esta reversión del apalancamiento, "profundizó las pérdidas en el mercado de bonos hipotecarios, que tuvo su peor trimestre en 1994, y aceleró la salida de los fondos de ingreso fijo y empujó las tasas de préstamos hipotecarios al nivel más alto en dos años", se lamenta Bloomberg (en realidad no es ninguna pérdida, ya que los REIT sirven como paraíso fiscal a los especuladores nada más).