La lucha por la Glass-Steagall se intensifica; la Comisión Política de LPAC se concentra en Washington

16 de julio de 2013

16 de julio de 2013 — Ya para el viernes, un día después de que se presentó el segundo proyecto de ley Glass-Steagall en el Senado de Estados Unidos, el periódico que circula en el Capitolio, Politico, incluyó en su reseña del proyecto de ley un intento de refutación por parte de un banquero [1] quien argumentó que la Glass-Steagall no pudo haber evitado el desplome del 2007-2008 debido a que las primeras instituciones en desplomarse fueron "los bancos de inversiones" y no los bancos comerciales.

Politico sigue la nota inmediatamente con una entrevista desayuno el lunes en la mañana con el miembro de la Junta de la Reserva Federal Daniel Tarullo [2] quien repitió la misma mentira cansona, que ya antes han vociferado tanto Bernanke como Obama en sus ataques no provocados a la Glass-Steagall.

Pero ese mismo día, Politico se vio forzado a publicar una refutación del proponente de la Glass-Steagall y vicepresidente de la FDIC (Corporación Federal de Seguros de Depósitos) Tom Hoenig [3] quien escribió, "quienes defienden la actual estructura bancaria insisten en que la crisis fue producto de los bancos de inversiones como Bear Stearns y Lehman Brothers y no de los bancos comerciales más grandes. Sin embargo, los hechos son, que ya sea que las instituciones se llamen bancos comerciales, bancos de inversiones o bancos a la sombra, que la crisis fue en un momento en que había una distinción sin haber ninguna diferencia. Bear Stearns y Lehman eran bancos comerciales en el sentido más clave.

"Después de que se aprobó el proyecto Gramm-Leach-Bliley, los bancos de inversiones, en un esfuerzo por competir con los bancos comerciales, empezaron a emitir pasivos de corto plazo —como los repos— para financiar activos de largo plazo, de la misma forma en que los bancos comerciales usan los depósitos a la vista. Con el rescate de Bear Stearns el gobierno confirmó la percepción del mercado de que los llamados bancos a la sombra no eran muy diferentes que los bancos comerciales, y los problemas de riesgo moral empeoraron. Sacar las actividades bursátiles y de corretaje de la red de seguridad federal y del subsidio que proviene de esto, sometería a estas firmas a más disciplina del mercado".

Otro proponente de la Glass-Steagall, el profesor del MIT y ex jefe de asesores del FMI Simon Johnson [4] refutó la misma mentira en el Huffington Post el mismo día, 15 de junio. Escribió que los que dicen que solo los bancos de inversiones causaron la crisis han pasado por alto el papel del Citigroup, que fue clave en lograr la derogación de la Glass-Steagall, y usó esta derogación para convertirse en el banco más grande de Estados Unidos, con activos equiparables al 15% del PNB de EU y quizá el banco más grande en el mundo en ese momento. Citigroup requirió numerosos rescates federales en el período subsecuente, como lo documentó cabalmente la EIR [5] en ese entonces.

Pero se tiene que hacer hincapié en que ninguno de estos proponentes de la Glass-Steagall, por más bien intencionados que sean, comprenden el significado real y las verdaderas dimensiones de la Glass-Steagall.

Vínculos:

[1] http://www.politico.com/morningmoney/0713/morningmoney11131.html

[2] http://www.politico.com/story/2013/07/daniel-tarullo-glass-steagall-94155.html

[3] http://www.politico.com/morningmoney/0713/morningmoney11144.html

[4] http://www.huffingtonpost.com/simon-johnson/remember-citigroup_b_3596306.html

[5] http://larouchepub.com