China enfrenta severos problemas de crédito

20 de julio de 2013

20 de julio de 2013 — "Agobiado por el exceso de capacidad de producción en la industria, los gobiernos locales están viendo la crisis actual más difícil de sobrellevar que la crisis de 2008-09", comenta el periódico China Daily en un artículo que se reprodujo como artículo principal el 15 de julio en el Diario del Pueblo.

"Muchos de sus proyectos de inversión son difíciles de sostener, en tanto que los economistas están instando al gobierno central a abstenerse de activar el rescate con el crédito fácil. Funcionarios del gobierno central también han expresado su compromiso de alejar a la economía del modelo de crecimiento dependiente de las inversiones y del crédito...

"Los expertos dice que el desafío para el gobierno central es resistir la intensa presión de los gobiernos locales, apoyado en las reformas que generen progresivamente una demanda sostenible. El miércoles, el ministro de Finanzas, Lou Jiwei, señaló la mayor tolerancia de Beijín a una desaceleración económica, diciendo que la tasa de crecimiento del PIB se espera que este año sea un 7%...

"A pesar de una desaceleración más fuerte de lo esperado, Beijín se ha apegado a su política monetaria 'prudente', insistiendo en que hay suficiente liquidez en el sistema financiero, al tiempo que advirtió de que hay "riesgos importantes" no sólo en el sector bancario en la sombra, sino también en los medios de financiación del gobierno local".

Después de la crisis financiera de 2008 en occidente, los gobiernos y los bancos locales ofrecieron enormes préstamos a empresas en industrias como la fabricación de la construcción naval, los paneles solares, de acero y equipo, para ayudar a capear la fuerte caída de la demanda externa. Sobrevivieron, pero ahora los analistas no están seguros de que pueden hacerlo de nuevo. Beijín ha enviado mensajes graves. El viceprimer ministro, Zhang Gaoli, dijo a mediados de mayo que China 'prohibiría estrictamente' la aprobación de nuevos proyectos siderúrgicos, de cemento, fundición de aluminio y proyectos de construcción naval, y se implementarían políticas financieras estrictas para frenar el exceso de capacidad.