General Dempsey le responde a McCain

23 de julio de 2013

23 de julio de 2013 — En la audiencia de confirmación del Jefe del Estado Mayor Conjunto, general Martin Dempsey, el jueves 18 de julio, el presidente de la Comisión de Servicios Armados del Senado, Carl Levin, de Michigan (de cuya Comisión el miembro de mayor jerarquía es John McCain, el tornillo suelto, de Arizona), le pidió al general una evaluación por escrito de su juicio independiente sobre las opciones militares de Estados Unidos en Siria.

Dempsey respondió por escrito pero su carta solo se conoció hasta hoy.

Después de repasar cada una de las llamadas "opciones" y mostrar que se requeriría el despliegue de miles de soldados estadounidenses al igual que barcos y aviones, y que en la mayoría de los casos costaría miles de millones de dólares y aún así no se podían garantizar los resultados, Dempsey fue al punto en su conclusión:

"Posiblemente todas estas opciones podrían contribuir con el objetivo militar restringido de ayudarle a la oposición y ponerle más presión al régimen. Sin embargo, lo que hemos aprendido en los últimos 10 años, es que no es suficiente con solo alterar el equilibrio del poder militar, sin considerar cuidadosamente lo que es necesario para preservar el funcionamiento del Estado. Tenemos que anticipar y estar preparados ante las consecuencias imprevistas de nuestras acciones. Si las instituciones del gobierno se desplomaran sin la presencia de una opción viable, involuntariamente podríamos estarle entregando el poder a los extremistas o desatando exactamente las mismas armas químicas que buscamos controlar.

"Yo sé que la decisión de usar la fuerza no es algo que ninguno de nosotros se toma a la ligera. No es nada menos que un acto de guerra. Al sopesar nuestras opciones, debemos poder concluir con cierta confianza en que el uso de la fuerza nos acercará hacia el resultado que pretendemos. También tenemos que entender los riesgos, no solo para nuestras fuerzas sino también para nuestras otras responsabilidades globales. Esto es especialmente crítico en un momento en que perdemos preparación debido a los recortes presupuestales y la incertidumbre fiscal. Algunas opciones podrían no ser factibles en tiempo o costos sin poner en riesgo nuestra seguridad en otros lugares. Una vez que decidimos actuar, debemos estar preparados para lo que viene después. Es difícil evitar una mayor intervención. También debemos actuar de acuerdo con la ley y, en la medida de lo posible, en concierto con nuestros aliados y socios para compartir la carga y solidificar el resultado".

Pronto se va a conocer otra carta de Dempsey, en respuesta a una docena de preguntas de Levin y McCain sobre Siria y Afganistán. ¡Apostamos a que McCain muy pronto se va a arrepentir de haber preguntado!

Que tan diferente es su respuesta a la mayoría de los congresistas federales. La carrera de Dempsey está en la línea; el senado lo tiene que reconfirmar. El funcionario típico de Washington intentaría una especie de acomodamiento típico con los locos senadores bélicos. Pero el general Dempsey tiene otras prioridades.