El papa Francisco en Brasil: La legalización de las drogas no es la solución

26 de julio de 2013

26 de julio de 2013 — En un discurso que dio el papa Francisco el pasado jueves 25 al personal, pacientes y sus familiares del hospital San Francisco de Asís, dedicado al tratamiento de adictos a las drogas en Río de Janeiro, habló muy claramente en contra de los cantos de sirena de la legalización de las drogas, de los cuales se han hecho eco muchos en todo Iberoamérica. Lo que se necesita es un cambio en la sociedad, dijo el papa, he hizo un llamado para que "no les roben la esperanza".

Hizo un llamado el pontífice a superar "el egoísmo que con frecuencia prevalece en nuestra sociedad", y exclamó: "¡Cuántos mercaderes de la muerte que siguen la lógica del poder y el dinero a toda costa! La plaga del narcotráfico, que favorece la violencia y siembre dolor y muerte, requiere un acto de valor de toda la sociedad".

"No es la liberalización del consumo de drogas, como se está discutiendo en varias partes de América Latina, lo que podrá reducir la propagación y la influencia de la dependencia", subrayó.

"Es preciso afrontar los problemas que están a la base de su uso, promoviendo una mayor justicia, educando a los jóvenes en los valores que construyen la vida común, acompañando a los necesitados y dando esperanza en el futuro".

"No se dejen robar la esperanza", le dijo el papa Francisco a los jóvenes.