En incumplimiento los que recibieron las modificaciones hipotecarias de Obama en el 2009, pero JPMorgan Chase está protegido

27 de julio de 2013

26 de julio de 2013 — Según American Banker, la inspectora general especial del Programa de Alivio de Activos en Problemas (TARP por siglas en inglés), Christy Romero, dijo en un informe al Congreso dado a conocer el miércoles, que un 46% de los propietarios de vivienda que recibieron ayuda en el 2009 con el programa del gobierno, Programa de Modificación de Vivienda Asequible (HAMP por siglas en inglés) han caído en incumplimiento sobre sus hipotecas, en tanto que 38% de los que recibieron modificaciones en los préstamos en el 2010 han incumplido. "Este es un verdadero problema" dijo Romero. "Queremos que los propietarios de vivienda reciban la misma ayuda que se les prometió y que se le estaba dando a los bancos".

El programa HAMP es la pieza central de las medidas del Departamento del Tesoro para poner en práctica las estipulaciones del Congreso en la legislación TARP de proteger "los intereses de los contribuyentes" y "ayudarle a las familias a conservar sus hogares".

Cuando el gobierno de Obama anunció por primera vez en el 2009 el programa HAMP, sostuvo que la reducción en los pagos hipotecarios le ayudaría hasta a 4 millones de propietarios de vivienda a evitar los embargos hipotecarios.

En total, para abril solo había 865,100 propietarios de vivienda activos en el programa HAMP. De esos, el 10% habían dejado de cubrir uno o dos de sus pagos mensuales pero todavía no estaban en incumplimiento legalmente. La tasa general de incumplimiento es de 26%.

Romero también criticó al Tesoro, encargado de supervisar el HAMP por no penalizar nunca a los prestadores de servicios hipotecarios.

"Ningún prestador de servicios ha pagado nunca una multa al HAMP a pesar de todas los comportamientos indebidos que han ocurrido ahí" dijo Romero. "No puede ser solo sobre la zanahoria, los incentivos de los pagos, sino que también tiene que ser sobre las sanciones y ha sido un problema continuo en donde el Tesoro realmente no está castigando a los prestadores de servicio por sus conductas indebidas. No han adoptado la línea dura".

A pesar de que inicialmente el Tesoro se comprometió a usar $50 mil millones de dólares de los fondos del TARP para apoyar los programas de vivienda, esa obligación se redujo en marzo a $38,500 millones de dólares. Pero solo $8,600 millones de esos fondos asignados, o sea el 22%, realmente se han gastado en los programas de ayuda a los que pidieron prestado, según descubrió el informe.

Es más, los contribuyentes han perdido unos $815 millones en los pagos de incentivos hechos hasta el 30 de abril por más de 163,000 familias que actuaban bajo las modificaciones HAMP que finalmente volvieron a caer en el incumplimiento, según el Tesoro. Aunque el Tesoro le ha pagado $4,400 millones a los prestadores de servicios y los inversionistas hipotecarios para cubrir más de 600,000 de las modificaciones permanentes, cerca de un 18% de estos fondos se pagaron en incentivos en las modificaciones, que después volvieron a caer en incumplimiento.

Tres prestadores de servicios recibieron más de la mitad de los fondos que se gastaron en los propietarios de vivienda que incumplieron: Ocwen Loan Servicing, JPMorgan Chase (JPM) y Bank of America (BAC). Y un 91% de todos los fondos TARP que se gastaron en las modificaciones permanentes de la HAMP que después incumplieron, se le pagaron a los 10 principales prestadores de servicios.

Neil Barofsky, ex inspector general especial del TARP, advirtió hace más de tres años que se iban a volver inservibles los objetivos del HAMP si el Tesoro no abordaba los riesgos de volver a incumplir, entre ellos la necesidad de un programa amplio de reducción en el pago del principal.

"Desgraciadamente, no se escucharon esas advertencias, y como resultado de esto los propietarios de vivienda en problemas, los contribuyentes y la economía en general, todos están sufriendo innecesariamente" dijo Barofsky.