El Banco de Pagos Internacionales propone recortar las pensiones y la atención médica para salvar a los bancos

30 de julio de 2013

30 de julio de 2013 — En la misma línea del llamado que hizo el banco JP Morgan Chase para regresar a las constituciones fascistas, el Banco de Pagos Internacionales (BPI) es bien directo en su 86avo informe anual:

El Capítulo IV del informe del BPI, titulado "Sustentabilidad fiscal; dónde estamos", empieza diciendo lo siguiente: "Seis años después de que se inició la crisis financiera global, la deuda pública en la mayoría de las economías avanzadas ha alcanzado niveles sin precedentes en tiempos de paz. Y lo que es preocupante, sigue aumentando. Pero la crisis solo ha hecho peor una situación que ya era mala. En 2007, la deuda pública ya alcanzaba alturas históricas en muchas economías avanzadas, y ha seguido una tendencia hacia el alza de manera más o menos continúa desde medios de los setentas. Peor aún, las estadísticas oficiales sobre la deuda subestiman la verdadera escala de los problemas fiscales que enfrentan muchas economías, en tanto que los gobiernos han hecho promesas que implican mayores aumentos en las pensiones y en el gasto por atención médica durante los próximas décadas".

El PBI alega que el problema ya existente antes de la crisis bancaria de 2008 no tiene que ver con los bancos y banqueros dementes, sino con el hecho de que "los gobiernos han hecho promesas que implican mayores aumentos en las pensiones y en el gasto por atención médica durante las próximas décadas".

En la misma dirección apuntan las últimas cifras que publico la Fundación Marktwitschaft (Economía de Mercado) con sede en Friburgo, Alemania, que se especializa en cálculos sobre la deuda. Primero que nada, la Fundación alaba el capítulo mencionado arriba del informe del BPI y explica que el BPI se refiere a la deuda "implícita" que no figura en las estadísticas oficiales, que solo informan sobre la deuda "explícita".

Si se incluye todo lo que los gobiernos prometen (en el lenguaje de estos lacayos del imperio) en términos de atención médica y pensiones a los jubilados, dice la Fundación, la deuda pública de Bélgica no es del 104.5 % del PIB de Bélgica, sino de un 558%! Para Francia, la proporción sería de 358%, para Finlandia, 420%, y así por el estilo.

Dado que en Italia se recortó el sistema de pensiones, la "deuda implícita" ahora es negativa: menos 123% del PIB de Italia. Los países a los que se acusa de ser los que más promesas han hecho en términos de pensiones y de atención médica son Irlanda (deuda implícita de 127% del PIB), Luxemburgo 1209%, Grecia 720%, España 735%, Chipre 764%, Eslovenia 620%, etc. Precisamente los países que la Troika ha seleccionado para eliminar sus sistemas de seguridad social, pensiones y atención médica.