Detroit es demasiado grande para quebrar: ¡Aplastemos a Wall Street, no al pueblo estadounidense!

22 de julio de 2013

Detroit es demasiado grande para quebrar:

¡Aplastemos a Wall Street,
no al pueblo estadounidense!

HAZ CLIC AQUÍ PARA EL VOLANTE DE DISTRIBUCION MASIVA [1]

por Bill Roberts, de la Comisión Política de LaRouche PAC

22 de julio de 2013 — El viernes 19 de julio, Lyndon LaRouche advirtió en su videoconferencia en vivo por Internet, que si no logramos que el Congreso Federal apruebe el restablecimiento de la Glass-Steagall, más vale que nos vayamos despidiendo de nuestra nación. En tanto que la burbuja financiera sigue haciendo implosión, los bancos del sistema financiero trasatlántico simplemente incumplirían con los pagos a sus acreedores y simplemente dejarían en la calle a una gran parte de las poblaciones de Europa y Estados Unidos a que se mueran de hambre.

La prueba inequívoca de la advertencia de LaRouche se puede ver en la situación que se desenvuelve en Detroit. La semana pasada, el gerente financiero de emergencia Kevyn Orr, presentó una solicitud de quiebra de la ciudad de Detroit, acogiéndose al Capítulo 9; de este modo, el otrora "arsenal de la democracia" se convirtió en la ciudad más grande que haya solicitado la quiebra en toda la historia de Estados Unidos. Mientras que Orr hizo acuerdos "de recámara" con los negociadores de contratos de swaps y con los bancos "demasiado grandes para quebrar" para garantizarles el pago del 80% de sus reclamos por swaps sobre tasas de interés, van a incumplir casi totalmente con los planes pensionarios de los trabajadores municipales. Dado que bajo la ley federal, los municipios y sus trabajadores no tienen necesariamente que pagarle al Seguro Social, y por ende no reciben pagos del Seguro Social, el incumplimiento en las obligaciones pensionarias para los trabajadores municipales retirados va a destruir totalmente la única fuente de ingreso para todo un segmento de la población.

Hace casi exactamente un año, en testimonio ante el Consejo de la Ciudad de Detroit, yo advertí que sí el consejo municipal no exigía y luchaba por el restablecimiento de la Glass-Steagall, iban a presenciar el sacrificio de la ciudad y su población ante los mismos bancos criminales que llevaron a cabo la mayor estafa bancaria en la historia de la humanidad: la manipulación fraudulenta de la tasa LIBOR en contra de los servicios públicos municipales y de las ciudades, birlándoles miles de millones de dólares. No escucharon mi consejo y sometieron a Detroit a una dictadura financiera, el mismo tipo de dictadura financiera impuesta por la troika europea a las naciones como Grecia e Italia.

Este es el tipo de política de rescates internos abiertamente fascistas que se detallan claramente en el Título II del proyecto de ley de reforma financiera Dodd-Frank, que crea una autoridad desde arriba, en virtud de la cual los bancos globales "sistémicamente importantes" pueden comenzar a incumplir "al estilo Chipre" con las cuentas de los depositantes. También refleja lo que J.P. Morgan pide abiertamente en el reciente documento de 16 páginas en donde se jactan de que ya va a la mitad la dictadura centralizada desde arriba de los banqueros sobre Europa y que lo único que obstruye el camino son las constituciones antifascistas prodemocráticas que existen en algunas naciones europeas.

Este intento de Orr y del gobernador Rick Snyder, de destrozar los contratos de pensiones públicas ya se ha resuelto que viola la Constitución de Michigan, la cual garantiza, bajo la ley estatal, la inviolabilidad de los contratos de pensiones públicas. Más al punto, esta acción constituye un crimen de Wall Street en contra de la población estadounidense y la violación de la Constitución de Estados Unidos, y no es más que el ejemplo más extremo de crímenes similares cometidos por Wall Street y el imperio británico en todos los 50 estados de la unión. Por supuesto, la ironía es que Detroit, otrora la ciudad cuyas fábricas y fuerza de trabajo fueron las que cargaron con la mayor responsabilidad en la producción de los materiales de guerra que hicieron retroceder exitosamente a las fuerzas del fascismo en los 1940, está ahora ocupada por una dictadura fascista. Entre las prioridades de la lista de Hitler de objetivos estratégicos a ser bombardeados estaba Detroit y ahora esa política se ha vuelto realidad.

Lo que le están haciendo a Detroit es lo que le harán a toda la población estadounidense si no derrotamos esto ahora. ¡El congreso tiene que actuar ahora para someter a la quiebra a estos bastardos antes de que sea demasiado tarde!

En las próximas dos semanas, la Comisión Política de LaRouche PAC va a intensificar su pelea en los corredores del Congreso Federal, en contra de la criminal facción enemiga que está detrás de estas políticas, para crear un avance fundamental en la lucha por el restablecimiento de la Glass-Steagall, el cambio de política fundamental necesario para destruir a Wall Street y organizar una completa recuperación económica.

LaRouchePAC.com estará destacando los crímenes que Wall Street está cometiendo en todos los 50 estados [2], con el fin de sacar a los traidores de sus madrigueras y forzar al Congreso a que se ponga de parte de la población en contra de este genocidio deliberado.

enlaces:

[1] http://spanish.larouchepac.com/files/pdfs/flyers/2013/0723-detroit_tbtf.pdf

[2] http://larouchepac.com/node/27450