Se reduce en España el consumo de electricidad

23 de agosto de 2013

22 de agosto de 2013 — Porciones cada vez mayores de Europa están entrando en una nueva era de tinieblas, literalmente, en la medida en que con el fascismo financiero se le arrebata a sus poblaciones uno de los pilares básicos de una economía moderna, la electricidad. El caso más dramático es la reducción del 18% en el consumo de electricidad en Chipre este verano, pero la asociación de industrias eléctricas de España UNESA reportó que el uso de electricidad en una España mucho más grande, la cuarta economía por su tamaño en Europa, se redujo en 3.2% en los primeros siete meses del 2013, por encima de la caída de 1.2% en el 2012. Según el informe del Instituto Oxford de Estudios Energéticos de junio del 2013, el uso de electricidad ya se ha reducido a los niveles que tenía en el 2006.

Esto es espeluznante, aunque no es de sorprender en una economía en donde más del 25% de la fuerza de trabajo, y un total del 60% entre los jóvenes, están desempleados. Se espera que la caída se acelere más dramáticamente por el efecto en el alza en los precios que está a punto de golpear, cuando entren en efecto las nuevas "reformas" al sector eléctrico, anunciadas a fines de junio. Estas reformas van a levantar las restricciones actuales del gobierno al precio máximo en electricidad. Se le llama la "Enronización" de España: los precios de la electricidad se van a fijar en subastas similares de un mercado no tan libre; solo libre de las regulaciones del gobierno.

Hasta ahora, el gobierno fijaba un precio regulado a los consumidores, y emitía pagarés a las compañías de servicios eléctricos por la diferencia entre ese precio y el precio que ellos pagaban para comprar en el mercado de subastas. El gobierno cubría esos pagarés mediante su bursatilización. Pero ya se acabó el juego y la Troika (FMI-BCE-UE) le ha ordenado al gobierno que pague los ahora $34 mil millones en "déficit por tarifas" saqueando la diferencia a lo que queda de la moribunda economía industrial española y a las familias.

El gobierno de Rajoy obedece, sus reformas no solo incluyen un aumento en los impuestos industriales y al consumidor sino también incentivos financieros para que reduzcan la generación eléctrica en el país.