¿Es falsa la evidencia interceptada de Obama? Diplomático británico de alto nivel plantea dudas sustanciales

4 de septiembre de 2013

4 de septiembre de 2013 —Las pruebas de más peso que tiene el gobierno de Obama en contra del gobierno de Assad en Siria de que sea responsable del supuesto ataque con armas químicas del 21 de agosto, son puramente circunstanciales, le dijo hoy a la EIR una fuente en una posición alta en Washington DC. [1] No hay otra evidencia aparte de esta. Existe evidencia de un flujo de botes con químicos hacia la zona en donde ocurrieron los ataques, y hay informes sobre la trayectoria de los cohetes, pero no hay nada que los conecte. Esto se ve reflejado en las discusiones públicas sobre el tema.

El 31 de agosto, Craig Murray, un ex diplomático británico, señaló en su blog [2], que el Secretario de Estado de EU John Kerry había citado comunicaciones interceptadas como parte de la "evidencia" que tiene EU sobre el supuesto ataque con agentes químicos del 21 de agosto, pero el gobierno británico, en el expediente que le presentó al Parlamento antes de la votación del 29 de agosto, no lo hizo. Esto es extraño porque la estación de escuchas más poderosa en la región es la de la GCHQ británica en las Montañas Troodos en Chipre. Murray tiene conocimiento de primera mano sobre las capacidades de Troodos, derivado de su período de servicio en Chipre para la Oficina del Exterior a mediados de los 90. "Su capacidad y eficiencia, así como también su alcance, son impresionantes" escribe.

"Es por lo tanto muy extraño, por decir lo menos, que John Kerry alegue tener acceso a comunicaciones interceptadas a las fuerzas armadas y funcionarios sirios en las que organizan ataques con armas químicas, intercepciones que no tenía disponible la Comisión Conjunta de Inteligencia británica" continúa Murray. "A un nivel la explicación es simple. La evidencia interceptada le fue entregada a Estados Unidos por la Mossad, según mi fuente bien situada en la inteligencia de Washington. La inteligencia que aporta un tercer partido no se comparte automáticamente con el Reino Unido y de hecho Israel especifica que no se debe hacer".

Las capacidades de la Mossad, argumenta Murray, no se comparan con las instalaciones de Troodos, aunque el supuesto contenido de las conversaciones encajan exactamente entre las tareas de Troodos, y "hubiera prendido todas las alarmas". Así que, ¿Cómo es que la Mossad interceptó algo que se les escapó a Gran Bretaña? La única explicación posible es que la comunicación fue por una línea únicamente terrestre y la Mossad estaba colgada del alambre, pero esto, por varias razones, es una explicación improbable.

"Israel ha estado involucrada insistentemente en la guerra civil siria, llevando a cabo una gran cantidad de bombardeos ilegales y ataques con misiles en el transcurso de varios meses. Esta actividad absolutamente ilegal de Israel, que ha matado a una gran cantidad de civiles, entre ellos niños, no ha provocado ninguna condena en absoluto en Occidente. Israel ahora le está aportando 'inteligencia' a Estados Unidos diseñada para permitirle a Estados Unidos unirse a las campañas de bombardeos y ataques con misiles de Israel.

"La respuesta al Enigma Troodos es simple. Troodos no recogió las intercepciones porque no existieron. La Mossad las fabricó. La 'evidencia' de John Kerry es uno de los trucos más pobres. Ahora pudieran volar en pedazos más niños debido a los ataques con misiles estadounidenses. No tiene nada que ver con una intervención humanitaria. De nuevo solo se trata de que EU actúa a nombre de Israel".

La publicación de Murray fue reproducida en varios sitios electrónicos, la mayoría de ellos de la izquierda, grupos contra la guerra y antiglobalización, entre ellos el blog del funcionario retirado de la DIA (inteligencia militar de EU), coronel Patrick Lang. Pareciera que ningún otro sitio de los medios de prensa tradicional había recogido esto, pero en menos de 24 horas, el Daily Express de Londres informó sobre una supuesta filtración de un funcionario no identificado de la Real Fuerza Aérea británica, quien dijo que Troodos había recogido una comunicación de un "comandante regional", quien le ordenaba a un comandante local de artillería en Damasco que usara municiones químicas o lo iban a fusilar. "El comandante de la batería de artillería le dijo al comandante regional que el no iba a cumplir con la orden y hubo un acalorado intercambio. Se le dijo en lenguaje directo que lo iban a fusilar si no llevaba a cabo la orden. Luego se dispararon un total de 27 proyectiles de artillería con químicos en el suburbio en un periodo de 14 minutos".

Algunos comentan en el blog de Pat Lang que, en verdad, es posible falsificar algo así. Lang mismo escribe: "Todo lo que necesitas es una radio y las frecuencias adecuadas". Después de dos años y medio de guerra, existen razones plenas para pensar que grupos de oposición han capturado equipos de comunicación del ejército de Siria y las están usando para algo más que solo escuchar. The Express agrega que, de hecho, " los mensajes fueron recibidos en un principio con 'cautela' por los analistas, quienes temían que pudieran haber sido falsos 'plantados' por los rebeldes desesperados por el respaldo militar de Occidente".

Pero la cuestión real es, si, en verdad, esta supuesta intercepción es real, pudiera considerársele como evidencia 'incontrovertible' de que el gobierno ordenó el bombardeo con químicos de algunas comunidades en Damasco. Aún así, el primer ministro británico David Cameron se presentó ante el parlamento con una evidencia tan vaga como la que está usando Obama para tratar de convencer al Congreso de que vote a favor de su guerra contra Siria, y Cameron perdió. Pareciera que la supuesta filtración al Daily Express no es más que un intento por contrarrestar el comentario de Murray en su blog.