Obama se desmorona, y se escuchan más voces que piden la Glass-Steagall

19 de septiembre de 2013

por Dennis Small

18 de septiembre de 2013 — El desmoronamiento político y psicológico del Presidente Obama procede a una velocidad vertiginosa, con lo cual se fortalece enormemente la perspectiva para forzar la aprobación del restablecimiento de la Glass-Steagall en el corto plazo. El pueblo estadounidense rechaza cada vez más no solo a Obama, sino lo que ha sido la tendencia por décadas, desde el asesinato del Presidente John F. Kennedy.

Como reflejo de las grietas cada vez más grandes en la estructura de poder del imperio británico, vimos hace cuatro días que Rusia y Estados Unidos acordaron el marco para llevar a cabo el desarme de las armas químicas en Siria; hace dos días, el retiro de Larry Summers —que aborrece a la Glass-Steagall— como candidato a la presidencia de la Reserva Federal; hace un día, la Presidente de Brasil, Dilma Rousseff, canceló la programada visita de Estado a Washington DC —a pesar de que Obama personalmente la llamó por teléfono para disuadirla— debido a las revelaciones sobre el espionaje llevado a cabo por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos; y hoy, en el 5to aniversario de la crisis financiera de 2008, una ráfaga de declaraciones de congresistas y de otras personas en respaldo a la Glass-Steagall.

La representante Marcy Kaptur, (demócrata por Ohio), la patrocinadora original del proyecto de ley H.R. 129, dio un discurso breve hoy durante el pleno de la Cámara de Representantes, en el cual exhortó a sus colegas a copatrocinar su proyecto de "Ley de Retorno a una Banca Prudente", y le hizo un llamado al gobierno para que procese judicialmente a los responsables de la crisis.

La senadora Elizabeth Warren, (demócrata por Massachusetts) escribió un artículo de opinión que se publicó hoy en el Boston Globe, con el título, "The 21st Century Glass-Steagall Act would reduce the risk of another crash" (La ley GLass-Steagall del siglo 21 reduciría el riesgo de otro crac), el cual envió a toda su lista de contactos por internet. Aunque tiene una mención tonta a que la Dodd-Frank ha ayudado a prevenir crisis futuras, ella sí plantea cómo la Glass-Steagall "desmantelaría a los monstruos" y garantizaría que dejen de mantener "secuestrada a nuestra economía".

La representante Tulsi Gabbard, (demócrata de Hawai) emitió un boletín de prensa condenando el hecho de que, a cinco años de la crisis, "los bancos grandes lo son mucho más", y señala que Gabbard "propone desde hace tiempo que haya una reforma bancaria basada en el sentido común, incluyendo que se restablezca la Ley Glass-Steagall", y "también copatrocina la H.R. 129".

Y Robert Reich, quien no siempre ha sido el más enérgico en su respaldo a la Glass-Steagall, escribió una columna sindicada (que fue publicada en el Kansas City Star, entre otros periódicos) en la cual respalda enérgicamente la Glass-Steagall: "La adicción a las apuestas de los bancos más grandes de Wall Street es hoy más peligroso que nunca... Se necesita una legislación, por lo tanto, para resucitar a la Ley Glass-Steagall que una vez separó a los bancos comerciales del capitalismo de casino... Así que olvídense de la norma Volcker. Restablezcan la Glass-Steagall. El Congreso debe llevar a cabo una votación ya para restablecerla, para que los estadounidenses puedan ver por sí mismos cuales de nuestros representantes están en los bolsillos de Wall Street".

Al mismo tiempo, el aparato de terror anglo-saudí está recibiendo golpes de la campaña de LaRouchePAC para evidenciarlo tanto en Washington como nacionalmente, que está despertando un gran interés en las 28 páginas censuradas, entre los congresistas de ambos partidos, así como alaridos de protesta de los defensores de ese aparato, incluyendo a los extraños camaradas del asistente del Congreso Ken Cummings.

Éste es el momento para golpear más duro e impulsar la Glass-Steagall para que se apruebe ya, como primer paso para iniciar la construcción de NAWAPA XXI Termonuclear.