Recula la Reserva Federal: El helicóptero no pudo aterrizar

21 de septiembre de 2013

por Paul Gallagher

20 de septiembre de 2013 — El Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (FOMC, por sus siglas en inglés) anunció luego de su reunión de otoño que no pudo empezar a ejecutar la "salida" de su política de Emisión Cuantitativa (EC) y tiene que seguir imprimiendo $85 mil millones de dólares al mes hasta el fin de año. Dijo: "El endurecimiento de las condiciones financieras (aumento de las tasas de interés) que se observó en los últimos meses, si se mantiene, podría desacelerar el ritmo de mejora en la economía y en el mercado laboral".

En otras palabras, el FOMC está tan asustado con los resultados de solo hablar de la "salida", que no puede tomar ninguna medida para "salir" de la hiperinflación. Como lo temían ya algunos miembros del FOMC desde febrero y marzo, la Reserva Federal está atrapada en una trampa "sin salida". Ahora la mayoría de Ben Bernanke en el directorio de la Reserva, sale con el cuento de que tiene una enorme preocupación por el desempleo y que por lo tanto el mercado laboral les mueve a seguir imprimiendo dinero, para seguir depositando liquidez en los grandes bancos para expandir las burbujas de la deuda bursatilizada hasta que explote.

La Reserva Federal también redujo su pronóstico de crecimiento del PNB para este año y el siguiente, los cuales de cualquier modo no eran reales. En su conferencia de prensa, Bernanke dijo que esperaban que la tasa de desempleo se reduzca a un 6.4% para 2014, pero dejó en claro que esa tasa no es real, porque hay un enorme subempleo, enormes reducciones de la fuerza laboral, y mucho desempleo de largo plazo. Hizo hincapié en que la participación de la fuerza laboral se ha reducido 0.3% desde que comenzó la cuarta ronda de la Emisión Cuantitativa (EC-IV) en diciembre de 2012. Bernanke dice ahora que la Reserva Federal no tocará su política de cero tasas de interés en los fondos federales (para los bancos) hasta que el desempleo oficial esté muy por debajo del 6.5%, que era la meta que habían fijado antes.

Solo un periodista del diario Washington Post, le hizo a Bernanke la pregunta pertinente: "¿Ahora como se van salir de la emisión cuantitativa?" Su respuesta fue una evasión total de la trampa en que está metida la Reserva Federal (a pesar de que en cualquier caso la EC no ha funcionado para nada que no sea inflar la burbuja de los derivados financieros) y salió con que elevar los intereses de los fondos federales (que les prestan a los bancos) sería realmente "la herramienta más importante". Pero hasta ahora, él y Janet Yellen, la vicepresidenta de la Reserva Federal, han estado prometiendo desde mayo, cuando elevaron un poquito los intereses, que no van a tocar las tasas de los fondos federales sino hasta fines de 2015.

Bernanke dijo que "hemos sido súper optimistas con respecto al crecimiento", luego de que otro periodista le preguntó por qué la Reserva Federal ha estado pronosticando un crecimiento de entre 3 y 4% en el PNB durante los últimos cuatro años y no hay ninguna señal de ello. En vez de dar una explicación dijo que habría una especie de "nueva tasa normal" para los fondos federales de solo 2%, pero eso será hasta el 2016; así que, entre otras cosas, las familias pueden planear unos años más para tener sus ahorros en los mercados de valores si quieren tener algún ingreso de ellos.

Ya por último, la respuesta de Bernanke a una pregunta del periodista de CNN sobre que habrían hecho él y Hank Paulson (el ex ejecutivo de Goldman Sachs convertido en secretario del Tesoro durante la crisis) para impedir otro derrumbe como el de hace cinco años, fue como para querer verle la cara de ingenuo a todo mundo: "Yo coincidiría con Hank, en que estábamos motivados totalmente por los intereses del público en general". Luego completó esta mentirita con una explicación sobre los preparativos que tienen para una "liquidación ordenada" (o sea, el mentado "rescate interno" de robarse los depósitos al estilo Chipre) en todo el mundo transatlántico, como la verdadera solución.