Crece el pánico británico-saudí ante el acuerdo de cambio de fase Lavrov-Kerry

30 de septiembre de 2013

30 de septiembre de 2013 — En otra reseña de prensa que muestra el creciente espanto entre los aliados artificiales de Estados Unidos —los británicos, los saudíes e israelíes— debido al acuerdo de cambio de fase del 14 de septiembre entre el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, y el secretario de Estado de EU, John Kerry, el diario Wall Street Journal del 29 de septiembre lanza una diatriba titulada "El manejo de EU sobre las aperturas hacia Siria e Irán ha indignado a su aliado regional Arabia Saudita". [1].

Esta semana, los saudíes anunciaron que planean aumentar los embarques de todo tipo de armas a los terroristas yihadistas, en una aparente desconsideración a si Estados Unidos lo aprueba o no.

El ministro de Relaciones Exteriores saudí, príncipe Saud bin Faisal le informó a la manada de "Amigos de Siria" en Nueva York el 26 de septiembre, que en respuesta al acuerdo del 14 de septiembre, Arabia Saudita quería "intensificar el apoyo político, económico y militar a la oposición siria... para cambiar el equilibrio de poder sobre el terreno". Los comentarios del príncipe saudí casi pasaron desapercibidos debido a la abrumadora cobertura de la discusión telefónica del presidente Obama con el presidente iraní Hassan Rouhani.

Mustafa Alani, quien es un operativo de medio tiempo de los sauditas como analista en el Centro de Investigaciones del Golfo con sede en Ginebra, amenazó en el Wall Street Journal del 29 de septiembre, con que: "Ahora estamos aprendiendo de nuestros enemigos cómo tratar a Estados Unidos", es decir, según implica, con desdén. Luego Alani pone todo al descubierto cuando afirma que si bien los Estados Unidos pueden considerar a Al-Nusra y grupos afines como terroristas, los saudíes no necesariamente comparten esta perspectiva. El Journal cita a Alani: "Sin embargo, Estados Unidos es más conservador que los países del Golfo en lo que ellos consideran grupos terroristas en Siria. EU ha declarado que el grupo rebelde sirio Jabhat Al-Nusra es una organización terrorista, en tanto que muchos en el Golfo consideran la facción rebelde como una fuerza combatiente legítima, predominantemente siria en contra del señor Assad".

En verdad, esto explicaría el comportamiento saudí todo este tiempo.