Netanyahu en defensa de los wahaabis en la ONU

4 de octubre de 2013

4 de octubre de 2013 — Prácticamente exigiendo un ataque preventivo en contra de Irán para forzar la desnuclearización del país, el Primer Ministro de Israel, Bibi Netanyahu se unió el 1 de octubre en la ONU [1] al bloque sunita saudí-qatarí contra Teherán para sabotear todos los esfuerzos por lograr un acuerdo negociado a la crisis con Irán. Como de costumbre, advirtió que Israel se reserva el derecho a atacar las instalaciones nucleares de Irán si consideran que Irán está próximo a producir armas nucleares, e identificó los intereses de Israel con los de los wahaabis-salafista, cuando dijo:

"Los peligros de un Irán con armas nucleares y el surgimiento de otras amenazas en la región han llevado a muchos de nuestros vecinos árabes a reconocer finalmente que Israel no es su enemigo. Esto nos ha permitido la oportunidad de superar animosidades históricas y construir nuevas relaciones, nuevas amistades, nuevas esperanzas. Israel le da la bienvenida a mayores compromisos con el amplio mundo árabe.

"Irán quiere estar en posición de moverse rápido y construir bombas nucleares antes de que el mundo pueda evitarlo... Solo se deben levantar las sanciones cuando Irán haya desmantelado totalmente su programa de armas nucleares. La comunidad internacional tiene a Irán en contra de las cuerdas. Si se quiere noquear pacíficamente el programa de armas nucleares de Irán, no se debe bajar la presión" despotricó Netanyahu.

El New York Times, ni de lejos amigo de Irán, no pudo menos que expresar en su editorial hoy su consternación ante los dislates de Netanyahu.

"Pero pudiera ser desastroso si el señor Netanyahu y sus partidarios en el Congreso" dice el Times, "estuvieran tan cegados en su desconfianza a Irán que exageraran la amenaza, evitaran que el presidente Obama aprovechara las ventajas de una nueva apertura diplomática y sabotearan la oportunidad más propicia para establecer una nueva relación desde que la revolución iraní de 1979 mandó las relaciones iraní-americanas al fondo del congelador".