El Apartheid en Arabia Saudita

5 de octubre de 2013

23 de septiembre 2013 — La Casa de Saud no solo promueve y financia a los terroristas wahaabi por todo el mundo, también imponen normas de supresión racista a los ciudadanos saudíes. Es ampliamente conocido en el mundo occidental, portador de la bandera de los derechos democráticos, que los chiítas que constituyen alrededor del 18 por ciento de la población de Arabia Saudita, no tienen ningún derecho y son los más pobres. Ahora se ha revelado que 3 millones de saudíes negros de origen africano y esclavos, que constituyen aproximadamente el 11 por ciento de la población, son mantenidos al margen de la sociedad saudí mediante leyes impuestas por los Al-Saud.

El grupo de Washington, DC, denominado Instituto de Asuntos del Golfo (anteriormente el Instituto Saudí), que promueve la defensa de los derechos humanos y que le da seguimiento a la política y a la educación en Oriente Medio, ha identificado al viceministro de Relaciones Exteriores, Abdul Aziz Bin Abdullah, hijo del rey, como el arquitecto de la política de apartheid de Riad contra los aproximadamente tres millones de negros.

El instituto ha presionado tanto en el Congreso de Estados Unidos como en el gobierno para protestar contra el racismo de los saudíes.

El instituto sostiene que la familia real saudí ha bloqueado el nombramiento de negros en el gobierno y en la administración pública. La declaración hace referencia a la ausencia de negros en los medios de comunicación, la educación y el gobierno.

"La monarquía saudí prohíbe negros en muchos puestos de trabajo, incluyendo diplomáticos, jueces, funcionarios de seguridad, ministros, alcaldes, clérigos de alto rango, y los jefes de departamentos del gobierno", afirmó el instituto el 16 de septiembre pasado. "El Ministerio de Relaciones Exteriores saudí excluye a los negros en todos los puestos diplomáticos. Es por eso que ninguno de ustedes ha conocido nunca a un diplomático negro saudí. La monarquía prohíbe a las mujeres negras aparecer en la televisión o trabajar como periodistas en cámara, y de muchos puestos de trabajo de bajo nivel, incluyendo director de escuela", afirmó el instituto. "No hay un solo director de escuela negro en Arabia Saudita".