¿Es Bandar bin Sultan el conducto para la alianza saudí-israelí en contra de Siria?

11 de octubre de 2013

11 de octubre de 2013 — Stephen Lendman en una columna en su blog "Unholy Alliance" [1] dice que hay indicios de que los wahhabíes de Arabia Saudita y el Israel de Netanyahu han unido fuerzas para derrocar al gobierno de Assad en Siria. El individuo encargado de lograr esta alianza tras bambalinas entre estos dos "extraños compañeros de cama" es nadie menos que el jefe de la inteligencia saudí, Bandar bin Sultan. En su columna, Lendman cita al analista sobre el Medio Oriente, Michael Weiss, destacando que los funcionarios saudíes han "tomado medidas sustanciales para sacarle la vuelta a Washington sobre Siria, activando un cuadro de clientes nuevos, como son los rebeldes salafistas de línea dura, quienes se han unido ahora bajo la organización pantalla del Ejército del Islam".

Mucho antes de que Lendman pusiera al descubierto esta liga, un cable del 2007 en Wikileaks proveniente de la embajada estadounidense en Riad, decía: "También hemos recogido de primera mano relatos de tensiones dentro de la familia en relación a la política hacia Israel. Se dice que algunos príncipes, de manera más notable el asesor de Seguridad Nacional, Bandar Bin Sultan bin Abdulaziz, presionan para tener más contacto con Israel. Bandar ve ahora a Irán como una amenaza mayor que Israel". Sharmine Narwani, un alto miembro del St. Antony's College de la Universidad de Oxford, escribió el 29 de agosto del 20132 un artículo que se publica en varios medios a la vez titulada "Bandar ibn Israel" [2] sobre la Intifada, donde señala: "La ascendencia de Bandar a su posición actual, sugiere más que nunca que los saudíes, al menos por ahora, han puesto de lado sus reservas sobre arreglos con Israel. Y la elección en Irán de un nuevo presidente moderado, Hassan Rouhani, ha vuelto urgente la relación saudí-israelí; ambos temen la posibilidad de un gran pacto estadounidense-iraní que pudiera hundir sus fortunas aún más".

Lendman dijo el 2 de octubre que el noticiero del canal de televisión 2 de Israel informó que altos funcionarios de seguridad del Israel se habían reunido con sus contrapartes de alto nivel de un Estado del Golfo. Sucedió en Jerusalén. No se mencionó el nombre del funcionario árabe. Se cree que fue el príncipe saudí Bandar bin Sultan, sostiene Lendman.

Si en verdad Bandar realizó ese viaje secreto para reunirse con funcionarios de seguridad israelíes, fue a discutir los mutuos intereses que ambos países comparten, que incluyen el derrocamiento de Assad y la confrontación con Irán. Es evidente que al representar a su gobierno, Bandar está bastante involucrado en la guerra de Obama en contra de Siria.