Cumbre de la Unión Africana confronta al TPI

15 de octubre de 2013

15 de octubre de 2013 — Las oficinas centrales de la Unión Africana (UA) en Addis Adeba, Etiopia habían convocado a una cumbre especial de dos días de la UA para que deliberara sobre cual debe ser su posición en relación a los cargos del Tribunal Penal Internacional (TPI) en contra de los jefes de Estado en funciones de Kenia y Sudán. La UA aprobó unánimemente resoluciones en donde atacan duro al TPI por acusar injustamente a africanos y exigió que los casos del TPI en contra de los dirigentes actuales de Kenia y Sudán se suspendan hasta que concluyan sus cargos. El presidente de Kenia, Uhru Kenyatta y el vicepresidente William Ruto enfrentan voluntariamente actualmente acusaciones en la Haya, Holanda, sede del TPI en relación a violencia postelectoral después de las elecciones presidenciales del 2007. El juicio contra Ruto ya empezó y contra Kenyatta se espera que empiece el 12 de noviembre.

La cumbre acusó a las naciones occidentales de medir con doble rasero: nunca se ha intentado perseguir a un dirigente occidental, y aunque los Estados Unidos y el Reino Unido son la fuerza motriz tras los cargos, los Estados Unidos no aceptan la jurisdicción del TPI.

El TPI ya había rechazado anteriormente sugerencias de este tipo. Para respaldar las resoluciones, la UA estableció un Grupo de Contacto de su Consejo Ejecutivo, compuesto de cinco miembros de cada región africana, para que lleve a cabo consultas con el Consejo de Seguridad de la ONU antes del 12 de noviembre.

La resolución de la UA le hace un llamado al Consejo de Seguridad de la ONU para que difiera el juicio a Kenyatta, bajo el Artículo 16 del Estatuto Roma del Tribunal, que le permite demorarlo por un año, con la posibilidad de refrendarlo. Si no, la UA va a intentar buscar otras vías para posponer el juicio. El TPI opera bajo el Consejo de Seguridad de la ONU y este la puede anular.

Después de la cumbre, el Ministro de Relaciones Exteriores de Etiopia, Tedros Adhanom dijo que si no se cumple con estas demandas, Kenyatta no va a presentarse a juicio hasta que se responda a su solicitud.

Todavía está fresca en la mente de los africanos que los esfuerzos de la UA por establecer una mediación internacional entre Gadafi y la oposición en Libia, siguiendo el esquema que ahora se sigue en las pláticas de Ginebra para el caso en Siria, fue rechazado tajantemente por Occidente. Dicho enfoque pudo haber evitado la catástrofe que ahora azota a Libia.

El presidente comisionado de la UA, Nkosazama Dlamini-Zuma, señaló el papel destacado que ha tenido Kenyatta en la reconciliación en Kenia.