El "rescate interno" de los bancos significa la muerte de la economía y la población de EU

8 de octubre de 2013

por Dennis Small

6 de octubre de 2013 — Bajo órdenes de Wall Street y el imperio británico, el gobierno de Obama le ha declarado una guerra abierta a la población estadounidense. El programa del llamado "rescate interno"del quebrado sistema financiero transatlántico se está tratando de implementar ahora con todo y cueste lo que cueste. "Ni siquiera están tratando de meterlo por la puerta trasera" dijo Lyndon LaRouche hoy. "Están usando un mazo para meterlo. Esto significa la destrucción de la economía de Estados Unidos". La farsa mortal en Washington sobre el cierre del gobierno, y la venidera sobre el techo de endeudamiento, forman parte de la implementación de esta política.

El "rescate interno" del sistema financiero transatlántico significa robo en despoblado de tus cuentas bancarias, al estilo Chipre; la destrucción de los programas de ayuda social del gobierno, como el Seguro Social, Medicare y Medicaid; y acabar con lo poco que queda de la economía productiva. Esto se está llevando a cabo además de los "rescates externos" de Wall Street, con los que se han canalizado cantidades sin límite de los fondos de la Reserva Federal a los bancos en bancarrota, actualmente a una tasa de un billón de dólares al año.

Para tener una idea del estallido hiperinflacionario que esto va a producir no hay más que considerar lo que estas políticas nos han acarreado hasta ahora.

El presidente Obama dice que la economía se está recuperando: que la inflación es baja y está bajo control; los empleos están creciendo, el mercado de vivienda se está "recuperando" y sobre todo que los estadounidenses nunca habían estado mejor. Bueno, Obama tiene razón, pero solo si estas en el 1% de la categoría de más altos ingresos del país, aquellos cuyo ingreso se han remontado arriba del millón de dólares desde la crisis financiera del 2008 a la fecha. Por el contrario, al resto de nosotros nos están aplastando con un creciente desempleo, inflación galopante y desplome en la producción.

Eso no es ninguna sorpresa, dado que la capa del 1% de la clase más alta es exactamente la capa que representa Obama: la pandilla de Wall Street y el imperio británico, quienes lo llevaron al poder con dinero sucio; quienes recibieron rescates con dinero en efectivo y líneas de crédito del gobierno por unos $27 billones de dólares durante la desintegración financiera del 2008 y que ahora proceden a imponer su fatal rescate interno.

En palabras de Lyndon LaRouche durante su conferencia internacional por internet del 4 de octubre del 2013:

"La gente no se da cuenta cuando ve las cifras del gobierno sobre esto. No significan nada, porque lo que ha sucedido es que hay un desplome de la producción real, lo que significa que estamos perdiendo nuestro nivel de producción. Al mismo tiempo, tenemos una inflación de lo que no es producción, sino solo puro dinero inflado. En otras palabras, se convierte en una operación orientada por Wall Street sin ninguna consideración... También al mismo tiempo está la población total de Estados Unidos, en particular la población en edad de trabajar, su desplome es catastrófico. Porque ya no tenemos las capacidades productivas de la fuerza de trabajo; ya no tenemos las calificaciones de los trabajadores que tengan el mismo valor. Así que el nivel de calificación per cápita se está derrumbando, no solo como cantidad total de empleo, sino como nivel de calificación, el nivel de calificación neto.

"Así que ahora hemos llegado al punto en que Obama sale con la estafa más sucia de todas. Lo que está haciendo es que está a punto de desatar lo que se llama el 'rescate interno' ", advirtió LaRouche.

Consideren las siguientes estadísticas, que les da un sabor del estallido hiperinflacionario que se ha desatado:

Mientras que el ingreso familiar nominal, para todo mundo excepto la capa del 1% de mayores ingresos de los hogares de Estados Unidos, se elevó en un miserable 20% entre el 2000 y el 2012, los precios de los bienes de consumo básico, de producción y de infraestructura se han remontado por las nubes. Tomen el caso de algunos de los bienes alimenticios básicos y la electricidad:


Ver ampliación

Nada de esto, sin importar que tanta gente maten, va a salvar realmente a los bancos a estas alturas del partido: están más que perdidos. Solo una reorganización bancaria tipo Glass-Steagall puede salvar a la nación. Así que, ¿qué tanto más de esto te vas a aguantar, antes de pelear porque se implemente la Glass-Steagall y sacar a Obama de su cargo?