La población estadounidense está furiosa con todos por el cierre del gobierno

3 de octubre de 2013

2 de octubre de 2013 — La población estadounidense está alzada en armas en contra de todos los bandos por el cierre del gobierno, como lo muestran diversos indicadores.

El más importante es el informe oral que dieron ayer los miembros del Comité Político a los colegas de LaRouchePAC, Kesha Rogers y Michael Steger, de que las oficinas de los congresistas están siendo bombardeadas con llamadas enfurecidas de sus votantes, especialmente en los distritos, exigiendo que dejen la estupidez.

Político [1] informa que también hay un enorme clamor público en contra de los cierres manifestándose en los "medios sociales", que los estadounidenses están usando para mostrar su disgusto contra el Congreso. Califican de "inmaduros", "estúpidos" e "idiotas" a los congresistas, que necesitan "madurar". Muchos exigen que no se le pague a los congresistas mientras dure el cierre.

En una barbacoa colectiva en Alexandria, Va., informa Político, el desdén era obvio. El restaurante regaló el martes 275 emparedados de carne de puerco deshebrada a los trabajadores del gobierno con identificación, aunque se tomó la molestia de destacar en su anuncio en Twitter que la oferta "EXCLUIA CONGRESISTAS".

Algunas encuestas indican el mismo fenómeno: La cadena CNN informa que 69% de los encuestados creen que los republicanos están actuando como "niños malcriados", en tanto que un 47% piensan lo mismo de Obama. 56% creen que el techo de endeudamiento se debe elevar y no debe estar sujeto a la politiquería de Washington. Una encuesta de Quinnipiac dice que 72% de la población está en contra del cierre del gobierno debido al Obamacare; CBS dice que un 44% culpa a los republicanos; 35% culpa a los demócratas. Por supuesto las encuestas no son significativas por si mismas, excepto por el hecho de que todo mundo en Washington las está siguiendo cuidadosamente para decidir cual va a ser su siguiente ronda de sofistería.

Mientras tanto, algunos republicanos están rompiendo públicamente con la actual estrategia de confrontación. Entre estos están los congresistas Scott Rigell (republicano por Virginia), quien dijo en Fox TV anoche que dejar sin financiamiento el Obamacare o parte de el es un "objetivo noble" pero que se tiene que sopesar contra el daño a nuestras fuerzas armadas y nuestra economía, y explica que esto es horrible para la economía estadounidense... esto está dañando el empleo en nuestra zona. Está dañando a nuestro país".