Creciente peligro para Wall Street de una 'implosión en las recompras'

16 de octubre de 2013

15 de octubre de 2013 — Se empiezan a escuchar advertencias en el Congreso y ente el público, sobre el caos en los mercados de derivados y las serias amenazas para los bancos, y la amenaza real ya empezó a aparecer en los mercados de bonos del Tesoro de EU. Como lo informamos anteriormente [1], sobre las implicaciones que un crac podría tener sobre los bancos más grandes, si se congelaban los llamados contratos de recompra (repos) con los cuales estos bancos se auto apalancaron antes del estallido del 2008 y lo han estado haciendo del 2011 al 2013. A la vez aumentaron drásticamente su exposición con derivados. Este apalancamiento depende en una gran medida en los bonos del Tesoro de EU, cuyos precios boyantes han estado garantizados por las acciones de la Reserva Federal de los últimos cinco años.

El presidente de la Asociación de la Industria de Valores y Mercados Financieros (SIFMA) Kenneth Bensen se quejó amargamente con la Comisión Bancaria del Senado el 10 de agosto por la gran importancia que tienen los mercados "repo", ahora en peligro, para Wall Street. El Daily Beast describió el estado de ánimo en la conferencia anual del cabildero global de los grandes bancos, el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), que acompaña a las reuniones del Fondo Monetario Internacional (FMI), como de "pánico entre los banqueros gangsters". Citan a Mohammed El-Arian, presidente de PIMCO, quien advierte que si se paralizan los mercados de bonos del Tesoro de corto plazo "se congelaría el sistema".

El martes 15 se aceleró el desmoronamiento de estos mercados. El Wall Street Journal informa que los bancos (mencionan a Citibank y State Street bank; JPMorgan Chase se agrega en la reseña de Reuters) están tratando de protegerse congelando preventivamente sus operaciones de contratos de recompras de bonos del Tesoro que tienen un periodo de madurez menor a 3 meses; pero esto a su vez está causando que sus contrapartes, como PIMCO, Fidelity Investments y demás traten de venderlos y salirse de estos mercados y esto aumenta el peligro.

Como resultado de esto, los rendimientos de estos bonos del Tesoro ya se invirtieron totalmente la semana pasada, en donde las tasas de interés a un mes son cuatro veces más elevadas que las tasas de interés a 3 meses. Los bonos a un mes efectivamente se están volviendo radioactivos.

Pero el martes, la tasa de interés en los bonos a tres meses súbitamente se duplicó, lo que dejó en claro que este proceso de congelamiento no va a parar con que se llegue a un "acuerdo" para extender el techo de endeudamiento y la resolución sobre el presupuesto por tres meses más. Más bien, esto meramente extendería la "radioactividad" de los bonos a tres meses, y esto ya se está prefigurando.

Ahora han empezado a aparecer pronósticos de aumento en la Emisión Cuantitativa (EC) hiperinflacionaria por parte de los bancos centrales, como el que publicó el Houston Chronicle el 15 de octubre (donde informa sobre las declaraciones y noticias de los banqueros) que señala: "Podríamos enfrentar una nueva ola de emisión global de los bancos centrales en las próximas semanas". [2]