Más refugiados en el "mar de la muerte" mediterráneo en Sicilia y Grecia

16 de octubre de 2013

15 de octubre de 2013 — En el último de los incidentes de refugiados desesperados que huyen desde África y del Sudoeste Asiático por el Mar Mediterráneo, se rescataron a 80 personas de una gran balsa que se encontraban a la deriva en aguas internacionales libias, y fueron transportados a Sicilia. La operación la llevó a cabo un barco carguero con bandera panameña. En el Mar Jónico, la Guarda Costera griega y un carguero italiano rescataron a 73 sirios, extraviados en una barcaza, flotando al sur de Filos, en el Peloponeso. Voluntarios de la Cruz Roja están atendiendo a las personas griegas rescatadas (44 hombres, 11 mujeres y 18 niños) en el puerto de Kalamata.

El gobierno de Sicilia declaró el estado de emergencia ante la situación de los desplazados que buscan refugio, mientras la Unión Europea se hace la desentendida. En Calabria, hoy las guardias fronterizas dijeron que habían decomisado un "buque nodriza" y arrestado a 17 miembros de la tripulación, que se cree son egipcios, después de que tocaron tierra en la región el 13 de octubre.

En Roma, las autoridades lanzaron una operación de patrullaje, bajo el nombre Mare Nostrum (Nuestro Mar), que describieron como de protección en contra de los traficantes de personas, usando drones, helicópteros y barcos de guerra en aguas italianas. El equipo militar es necesario, dijo el primer ministro italiano Enrico Letta, para frenar incidentes en lo que el llama "el mar de la muerte".

No existe salida de este infierno, excepto si se reemplaza el sistema de las estructuras del mal, con medios compasivos como el cambio con la Glass-Steagall hacia programas de desarrollo para todos. Las autoridades de inmigración de la ONU calculan que en lo que va del año han alcanzado tierra en Italia y Malta más de 32,000 refugiados.