Obama ... listo para aliarse con Ryan, del Partido Republicano, para hacer recortes genocidas en los derechos sociales

18 de octubre de 2013

Obama da la señal: Está listo para aliarse con Ryan, del Partido Republicano, para hacer recortes genocidas en los derechos sociales

18 de octubre de 2013 -– Cuando ya se plantea la próxima crisis presupuestal para mediados de enero del 2014, el Presidente Obama señaló hoy que está listo para unirse al bando de los republicanos que promueven la austeridad genocida, como Paul Ryan, para implementar las demandas de Wall Street y de la City de Londres, de imponer recortes presupuestales genocidas en contra de la población de Estados Unidos, en especial contra los de mayor edad.

El jueves 17 en la mañana Obama le dijo a unos periodistas [1], que la primera prioridad en los días y semanas por venir, es "sentarse y buscar un enfoque equilibrado a un presupuesto responsable". Continuó con una declaración increíble para un Presidente nominalmente demócrata; en la que hizo un llamado explícito a recortar el presupuesto del Seguro Social y el Medicare (el programa gubernamental de atención médica para los jubilados).

Obama dijo sin rodeos que ya no tenemos como desafío los déficit de corto plazo, sino las obligaciones de largo plazo en torno al Medicare y al Seguro Social. "El déficit se está reduciendo, no está aumentando. Se reduce más rápidamente de como ha sido en los últimos 50 años", afirmó Obama. Luego en tono que a todo el mundo le sonó como si fuera Peter Peterson, siguió diciendo que, "los desafíos a los que nos enfrentamos ahorita mismo, no son déficits de corto plazo. Son las obligaciones de largo plazo que tenemos, relacionadas con cosas como el Medicare y el Seguro Social. Y queremos asegurarnos de que estos estén allí para las generaciones futuras".

Obama hizo estos comentarios indignantes al salir de la reunión del miércoles, en la que se llegó al acuerdo con el que se dio por finalizado el cierre del gobierno y de la amenaza del incumplimiento de la deuda que le seguiría, acuerdo que en parte incluye que la Cámara de Representantes y el Senado organizarán una conferencia sobre el presupuesto —la primera desde el 2009— que debe informar para diciembre del 2013 sobre el marco del presupuesto de 2014, como también sobre un plan de presupuesto de 10 años.

Esta Comisión de Conferencia estará codirigida por el presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Representantes, Paul Ryan (republicano de Wisconsin), y la presidente de la Comisión de Presupuesto del Senado, Patty Murray (demócrata de Washington). Fue precisamente el editorial de Paul Ryan, del 9 de octubre en el periódico Wall Street Journal[2] el punto de partida para cambiar el foco de atención, dejar el Obamacare, y enfocarse en el presupuesto, y en especial en las prestaciones y derechos sociales, y coincidió con el inicio de las discusiones entre Obama y los republicanos en el Congreso. En ese editorial Paul Ryan dijo que la crisis actual del cierre del gobierno "podría ser un avance", si los dos bandos comenzaran a discutir sobre las reformas a las prestaciones y derechos sociales, con referencia explícita al Medicare, el Medicaid, y el Seguro Social. Ryan señaló que Obama en realidad coincide con los republicanos en la mayor parte de estas cosas. El jueves, Obama mostró, ciertamente, que de hecho está de acuerdo.

El periódico Roll Call señala el 17 de octubre que a muchos republicanos les gustaría ver que se suavizaran los recortes automáticos y generalizados al gasto (el embargo presupuestal) o que se detuviera, a cambio de los recortes obligatorios del gasto federal, empezando con los cambios en los programas a los derechos y prestaciones sociales, a lo que muchos demócratas se oponen. "Hay un acuerdo general de que tenemos que poder aumentar el lado del gasto obligatorio para aligerar el embargo presupuestal", dijo el senador Lamar Alexander (republicano de Tennessee). "El Presidente quiere hacer eso, los republicanos quisieron hacerlo, muchos de los senadores demócratas también lo quisieran. Tiene mucho sentido".

Lo que esto augura, es que cuando se esté formando la próxima crisis —cuando la Resolución de Continuidad expire en enero del 2014, y el límite de endeudamiento expire en febrero— Obama estará abiertamente aliado con Ryan y los republicanos que buscan más austeridad, en contra de los demócratas y otros que todavía seguirán defendiendo los programas del Medicare, el Medicaid, y el Seguro Social, de los que tantos estadounidenses dependen.