Obama toca el violín, mientras los alimentos arden como etanol

19 de octubre de 2013

18 de octubre de 2013 — Timothy Wise y Marie Brill de la organización ActionAid USA (capítulo estadounidense de la organización Ayuda Internacional, ActionAid International) emitieron una declaración desde Roma, donde se lleva a cabo la 40 reunión anual de la Comisión para la Seguridad Alimentaria Mundial de las Naciones Unidas (CFS, por sus siglas en inglés), la cual se reprodujo en la cadena de noticias Al Jazeera y en otras partes, y en la cual comparan a la locura mundial de la producción de etanol, con Nerón tocando violín mientras arde Roma. (Ellos no nombran a Obama). "Biocombustibles hecho de alimentos han estado ariendo por más de una década, los incendios siguen creciendo en proporción y en intensidad, y no se ve que vayan a terminar", dice la declaración. Señalan que, en los últimos seis años, vimos como hubo tres repuntes de precios en los alimentos, en parte como consecuencia del fraude del etanol.

Señalan que los efectos causados por el etanol son "múltiples y severos", y dicen que el aumento en el precio del alimento para animales subió como consecuencia de que un 40% de la cosecha de maíz de Estados Unidos se está quemando en los automóviles, y hay "grandes adquisiciones de tierra en países africanos y otros países en desarrollo" que se están desperdiciando a favor de las cosechas redituables en dinero para producir etanol.

Señalan el "informe de expertos" que fue comisionado por la CFS, el cual confirma el impacto negativo de la producción de etanol, un estudio de 132 páginas que dirigió uno de los héroes de la Revolución Verde, el indio Swaminathan. Sin embargo, continúan, el CFS "sigue tocando el violín", rehusando tomar cualquier medida para detener o siquiera reducir el proceso, en vista de que Estados Unidos y los países de la Comunidad Europea (EU), defienden este programa muy rentable (y genocida), en tanto que "cientos de millones de personas sufren de hambruna".

Los autores de ActionAid no mencionan para nada el que Obama se ha negado a, ni siquiera, reducir la obligación legal de producir etanol, como sí hizo la Unión Europea, ni tampoco hablan sobre el PROPOSITO genocida del programa.