El verdadero blanco de la histeria saudí son las fuerzas de Estados Unidos en contra de la guerra

25 de octubre de 2013

25 de octubre de 2013 – El pasado martes 22, el ex jefe de los cuerpos de inteligencia de Arabia Saudita en el momento en que ocurrieron los ataques del 11 de septiembre de 2001, el príncipe Turki bin-Faisal, lanzó toda una diatriba contra Estados Unidos semejante a los ataques que hizo el príncipe Bandar bin-Sultan y que fueron publicados ese mismo día en el diario Wall Street Journal. Sin embargo, los ataques no se dirigieron en contra del Presidente Obama, sino en contra de la facción que hasta ahora ha evitado la guerra, y que obligó a Obama a "reaccionar" y dar marcha atrás a las órdenes para el ataque planeado contra Siria.

El príncipe Turki atacó a Estados Unidos por no haber lanzado un ataque militar contra Siria, y afirmó que el reino saudí había rechazado el codiciado puesto en el Consejo de Seguridad de la ONU, porque Washington no había bombardeado Siria y porque Rusia y China persisten en vetar cualquier acción militar sancionada por la ONU. Para dejar las cosas bien en claro, el príncipe Turki criticó histéricamente en particular al general Martin Dempsey, Jefe del Estado Mayor Conjunto de EU, porque se negó a seguir las órdenes explícitas del Presidente Obama de armar a los rebeldes sirios, órdenes que el general Dempsey dijo que no eran parte de los planes del Pentágono. Debido a esto, el príncipe Turki acusó al general Dempsey darle "alivio y solaz a los criminales".

El príncipe Turki dejó en claro que Arabia Saudita se opone a las pláticas P5+1 con Irán, porque según él las acciones de Irán en la región van más allá de la cuestión nuclear y tienen que ver con las desestabilizaciones iraníes en la región, en particular en Bahrain. El príncipe Turki prácticamente reiteró con las mismas palabras las amenazas que había lanzado el príncipe Bandar, y amenazó con que Arabia Saudita buscaría alianzas con Francia y con Turquía para cumplir con sus propósitos.

El príncipe Turki hizo sus comentarios durante su discurso principal en el almuerzo de la 30ma conferencia anual del Consejo Nacional sobre Relaciones Árabes-Estados Unidos en Washington, DC. Al concluir sus palabras, Turki abandonó el lugar sin permitir ninguna pregunta. Inmediatamente después tomó la palabra el general Lloyd Austin, el nuevo Comandante del Comando Central (CENTCOM). Aunque el general Austin tenía un discurso preparado por adelantado, en un momento de su discurso se apartó del mismo para responder directamente al príncipe Turki.

Cuando se tocó el tema de Siria, el general Austin se refirió a Al-Nusra y otros grupos yihadistas vinculados a Al-Qaeda que operan en Siria, y advirtió de manera muy clara y tajante que esos grupos constituyen la mayor amenaza a la paz y seguridad de la región. Luego los caracterizó como grupos combatientes extranjeros y financiados desde el exterior, y señaló que en Siria están adquiriendo experiencia en el combate para cuando regresen a sus regiones, bien armados y entrenados, a la zona de interés del CENTCOM, con lo cual planean una amenaza terrorista permanente. Aunque no mencionó el discurso del príncipe Turki ni a Arabia Saudita de nombre, fue muy claro para todos los presentes, un público de unas mil personas, que respondió directamente a los ataques que se hicieron a los esfuerzos estadounidenses para evitar una guerra.

De acuerdo a un ex embajador de Estados Unidos que asistió al evento, los saudíes estaban realmente furiosos contra los militares estadounidenses por rechazar las exigencias saudíes de que se les entregara la lista de los objetivos que planeaban atacar con misiles en Siria, que el Presidente Obama había ordenado y luego canceló. De acuerdo al ex embajador, el ataque tenía previsto el lanzamiento de más de 500 misiles crucero.