Doctor de Pensilvania da a conocer declaración en contra del "Obamacare asesino"

25 de octubre de 2013

25 de octubre de 2013.- La siguiente es la declaración que dio ayer en rueda de prensa el doctor Mark Shelley, D.A.B.F.P., en su consultorio médico con domicilio 1 Willow St., Port Allegheny, Pensilvania.

Para mayor información comuníquese: (267)218-5655, [email protected]

DOCTORES CONTRA EL OBAMACARE ASESINO

Como médico y como estadounidense, me veo obligado en este tiempo de gran peligro, a hablar sobre los cambios que veo en el proceso de prestación efectiva de servicios de salud para la población estadounidense.

En mi calidad de practicante de la medicina general, y nacida de mi preocupación por mis conciudadanos, en mi calidad de ciudadano, tengo que hablar públicamente sobre los peligros que veo en la implementación de los servicios de salud estadounidenses actualmente, como lo ejemplifica el Obamacare.

Lo que veo que se está haciendo hoy en día es espeluznantemente congruente con los descubrimientos y advertencias del doctor Leo Alexander, el principal consultor de los fiscales estadounidense en el Tribuna por crímenes de guerra en Nuremberg después de la II Guerra mundial. En su famoso artículo titulado "La ciencia médica bajo la dictadura", que se publicó en el New England Journal of Medicine el 14 de julio de 1949, el doctor Alexander dejó en claro que pasa con la medicina cuando "se subordina a la filosofía que guía una dictadura".

Esa dictadura es ahora el dinero.

La medicina y la economía van de la mano. Pero, en una economía real, las consideraciones económicas y las consideraciones monetarias no son idénticas. El problema hoy es que las consideraciones monetarias tienen prioridad sobre todo lo demás. El hecho de que el servicio de salud sea considerado hoy como sinónimo de comprar un seguro médico, destaca este problema monetario y de atención médica.

Tampoco es este un problema de gobierno versus sector privado. Ni tampoco es una cuestión de Partido Republicano versus Partido Demócrata. Acabamos de sufrir un cierre del gobierno de 16 días, que casi ocasionó un Armagedón financiero, cortesía del Presidente Obama, y los lideratos tanto del partido Demócrata como Republicano.

Al mismo tiempo, el 22 de agosto el diario USA Today informó que los 10 más altos ejecutivos en los Estados Unidos ganaron $5,700 millones de dólares el año pasado, a pesar de que estemos al borde de un estallido financiero, que pudiera volver un juego de niños el que tuvimos en el 2008 y 2009. Esto es locura financiera.

¿Vamos a desmantelar nuestro sistema de servicios de salud, con base en las recomendaciones de estos malversadores y personas cuyos programas para robar harían que Jesse James se ruborizara?

Para remediar esta crisis, tenemos que emprender tres iniciativas importantes:

1.- Separar el propósito y el principio de la medicina, de un sistema económico enfermo. Restablecer la esencia del Juramento de Hipócrates como el centro filosófico de la profesión de la medicina. La practica de la medicina significa servir al desarrollo de la población no de los conglomerados financieros de Wall Street y a los planes de "reducción de la población".

Como dijo Hipócrates: "El deber de un médico, no es solo hacer aquello que le corresponde, sino asegurarse igualmente la cooperación del enfermo, de aquellos que lo atienden y de todos los agentes externos".

2.-Restablecimiento de la Ley Glass-Steagall de 1933. La misma burbuja de deuda especulativa de Wall Street que está aplastando al gobierno federal está aplastando la profesión de la medicina, así como también al resto de la economía. La única forma de liberarnos de sus efectos destructivos, es el restablecimiento la Ley Glass-Steagall de 1933. Fue derogada en 1999 abriéndole las puertas al crecimiento de la mayor burbuja financiera en toda la historia. Tenemos que separar la banca comercial de la banca de inversiones, y dejar que Wall Street se hunda bajo el peso de sus propias malas inversiones.

No más rescates externos o rescates internos para Wall Street.

3.- Juicio Político al Presidente Obama. Ha demostrado reiteradamente que es incapaz de cumplir con el trabajo para el cual lo contratamos. Muchas autoridades legales ya tienen listos artículos para su enjuiciamiento político. Este hombre te ha fallado y va a permitir que mueras, con sus políticas ineptas e innegablemente letales enmascaradas en su "reforma a los servicios de salud".

Es tiempo de que la población estadounidense y su comunidad médica despierten antes de que sea demasiado tarde.

Vea la presentación del doctor Shelley "La mercantilización del sistema de salud de EU" [1] en la conferencia "Nuevo Paradigma" del Instituto Schiller en Nueva York.