El arreglo de $13 mil millones con JP Morgan, es menos de lo que parece

25 de octubre de 2013

25 de octubre de 2013 — A menos que lo objete el gobierno de Obama, el arreglo del Departamento de Justicia con JP Morgan Chase en torno a sus trácalas hipotecarias, que se pregonó que llega a los $13 mil millones de dólares, podría resultar mucho menor que eso, porque, según informa la agencia de prensa Reuters, ¡el banco podría tratar las sanciones del arreglo como deducibles de impuestos!

El arreglo consiste en que el banco pagaría $2 mil millones en sanciones por los propios contratos hipotecarios de JPMorgan; $4 mil millones como pagos de ayuda a los deudores hipotecarios en problemas, lo cual el banco hampón pretende que se consideren como gastos empresariales deducibles de impuestos; y $7 mil millones para compensar a los inversionistas que compraros valores chapuceros respaldados en hipotecas a JP Morgan, así como también a Bear Stearns y WAMU. JPMorgan compró estos dos bancos a instancias de los reguladores del gobierno que estaban tratando de contener el desplome financiero. Aunque Jamie Dimon y JPMorgan Chase tratan de presentar esto como un acto de caridad, estas adquisiciones le han generado enormes ganancias a JPMorgan Chase.

La cuestión es que no se trata de un juicio civil, en cuyo caso cabría la posibilidad de que considerase el pago de la multa como un desembolso empresarial deducible de impuestos. Se trata de un caso penal, donde hay un delito contra la sociedad. El Departamento de Justicia debería garantizar que JP Morgan Chase no deduzca estos renglones, pero esta por verse si lo va a hacer.