En la cumbre de la Unión Europea Draghi se enfrenta al gobierno alemán

26 de octubre de 2013

26 de octubre de 2013 — En la cumbre de la Unión Europea (UE) este jueves y viernes pasados, no se pudo llegar a ningún acuerdo sobre el "segundo pilar" de la unión bancaria. Mientras que por un lado el frente encabezado por el Banco Central Europeo (BCE) quiere que los gobiernos se comprometan ahora totalmente con un "soporte" (garantías de rescates bancarios con fondos de los contribuyentes) antes de empezar con los rescates internos (con fondos de los depositantes de los bancos), Alemania, Holanda y Finlandia se están resistiendo al enfoque. Esto pudiera ser una movida táctica debido a la próxima decisión de la Corte Constitucional de Alemania sobre las compras de bonos al BCE. Así que, como lo anunciara anteriormente el Consejo de Asuntos Financieros y Económicos, se tomará la decisión en diciembre, en donde los jefes de Estado y de gobierno seguramente seguirán el guión usual: empiezan la reunión en la tarde y se pasan toda la noche hasta que llegan a la decisión planeada por agotamiento.

El BCE quiere que Alemania acepte totalmente el soporte del Mecanismo de Estabilidad Europeo (ESM por siglas en inglés), 700 mil millones de euros de dinero de los contribuyentes, pero la Canciller Angela Merkel de Alemania está tratando de promover su propia oferta. Esto incluye el "si" de Alemania a favor de la creación de una nuevo mecanismo que abarque a toda la UE, o al menos de la zona del euro, que apoye a los bancos de los países que están haciendo esfuerzos serios por imponer una estricta disciplina presupuestaria. Pero antes de recurrir a esta institución, Merkel quiere que sean los depositantes y acreedores de algún banco en problemas los que paguen primer, o sea, el enfoque del rescate interno. Su ministro de Finanzas Wolfgang Scháuble, reiteró poco antes de la cumbre que iba a insistir en que se protegiera a los contribuyentes, -que se tiene que traducir como "nosotros vamos por el rescate interno, ahora".

El presidente del BCE Mario Draghi advirtió, en carta secreta a la Comisión Europea, que un rescate interno sin el soporte de los rescates externos, iba a provocar corridas en contra de los bancos. La Comisión de la UE, a propósito, se opone a garantizar todos los depósitos menores a 100,000 euros de toda la UE, dado que muchos países no tienen ni siquiera un respaldo garantizado nacional para dichos depósitos. Lo que simplemente muestra que ni siquiera los depósitos de menos de 100,000 euros están a salvo. De todas maneras no están a salvo porque no hay dinero disponible para respaldar con garantías más que a un puñado de dichos depósitos en cualquiera de estos países, incluyendo Alemania.

TMNews informa: "La discusión ayer en la tarde confirmó la división entre países (Alemania, Holanda, Finlandia) que no quieren que los gobiernos tengan que cubrir rescates externos (soportes) si se presenta la necesidad de recapitalizar a los bancos que no pudieron encontrar dinero disponible en los mercados; y Draghi, quien está advirtiendo sobre la amenaza de una nueva crisis de confianza, si se les hace pagar a los tenedores de bonos por las pérdidas, como consecuencia de las nuevas "pruebas de estrés" que el BCE va a llevar a cabo en el 2014 en su calidad de la nueva Autoridad Supervisora de la zona del Euro".