La Agencia Federal de Financiamiento de la Vivienda llegó a un arreglo por separado con el JPMorgan Chase por sus fraudes ...

28 de octubre de 2013

La Agencia Federal de Financiamiento de la Vivienda llegó a un arreglo por separado con el JPMorgan Chase por sus fraudes hipotecarios

28 de octubre de 2013 — La Agencia Federal de Financiamiento de la Vivienda (FHFA, por sus siglas en inglés) anunció ayer que había llegado a un arreglo por separado con JP Morgan Chase, para resolver los cargos por fraude hipotecario con una multa por $5,100 millones de dólares. La FHFA ha sido parte de las negociaciones para llegar a un arreglo conjunto entre el Departamento de Justicia (DOJ), los procuradores generales estatales y el banco, pero decidieron finalizar un acuerdo por separado cuando no quedó claro que porción de los $14 mil millones del arreglo global iba a destinarse a cubrir su demanda. La FHFA ha llegado a acuerdos similares este año con el Citigroup, General Electric y UBS, y según el informe de Reuters, ahora se está finalizando un arreglo con el Bank of America por $6 mil millones.

El acuerdo por separado al que llegaron el JPMorgan Chase y la FHFA reduce el arreglo global con el DOJ, aún por concluirse, a $9 mil millones; sin embargo, todavía no se le ha establecido ningún proceso penal a ningún alto ejecutivo bancario por sus enormes operaciones criminales en la era posGlass-Steagall. Incluso durante la debacle de las instituciones de ahorros y préstamos a fines de los 1980 y principios de la década de 1990, que fue una nimiedad comparada con el robo masivo de los bancos demasiado grandes para quebrar de hoy, mucho más de 1,000 banqueros fueron acarreados a prisión.

El New York Times del sábado publicó como su principal editorial firmado por todo el cuerpo editorial, donde denuncia que el acuerdo global con el JPMorgan Chase no es más que una palmadita en la mano, si se compara con la cantidad de ganancias masivas que ha hecho el banco con sus operaciones hipotecarias fraudulentas.

Mientras tanto, por todo el país sigue creciendo la furia por el acuerdo con JP Morgan y acuerdos similares que buscan acabar con cualquier proceso penal, y ha puesto de nuevo la Glass-Steagall sobre la mesa en los medios. El congresista Peter Welch (demócrata por Vermont) introdujo una enmienda al Código Tributario de Rentas Internas de 1986, en donde se prohibiría a las instituciones financieras que declaren como deducibles de impuestos las multas que reciben en los arreglos financieros. También está circulando una carta a Jamie Dimon, el presidente ejecutivo de JPMorgan Chase, de parte de miembros del Congreso, quienes le están exigiendo a JPMorgan Chase que pague la multa total sin hacer descuentos por exoneraciones fiscales. "¿Debería un infractor cuya conducta ha ocasionado daño a los contribuyentes, pedirle a los contribuyentes que le ayuden a pagar la multa por el mal cometido? Nosotros pensamos que no. Por lo tanto no se debe requerir que el contribuyente contribuya ni con un cinco al pago de las multas impuestas por conductas que llevaron a Estados Unidos a este caos en primer lugar".

La cobertura de la noticia en el Times Argus de Vermont destaca de manera prominente que Welch es uno de los 75 copatrocinadores del proyecto de ley Kaptur-Jones que busca el restablecimiento de la Glass-Steagall.