Exitosa videoconferencia internacional para organizar el paradigma de fusión nuclear en México y en el mundo entero

28 de octubre de 2013

28 de octubre de 2013 — El Equipo Científico de LaRouchePAC demostró el sábado 26 el potencial que existe en el mundo para poner en marcha una rápida reorganización de la economía mundial en torno al concepto de un futuro basado en la energía de fusión termonuclear, y para enterrar de una vez y para siempre la actual dictadura "verde" de la reina británica.

El sector hispanohablante del movimiento larouchista internacional, tomó la iniciativa desde hace un mes atrás de organizar una videoconferencia en torno al Informe Especial "Nuclear NAWAPA XXI: Gateway to the Fusion Economy" (NAWAPA XXI Nuclear: la puerta a la economía de fusión). [1] La misión era poner el concepto estratégico de la orientación hacia la Cuenca del Pacífico que plantea Lyndon LaRouche, en el orden del día tanto político como económico en algunas de las partes más golpeadas y pesimistas del mundo transatlántico. Iberoamérica y España.

La respuesta desde antes de la polémica conferencia, titulada "No hay límites al crecimiento: Cómo crear la nueva economía de fusión nuclear y por qué", la cual fue impartida por Jason Ross y Meghan Rouillard, demostró que estas son las ideas que busca la gente en todo el mundo. La videoconferencia archivada en inglés y en español está disponible aquí. [2]

La conferencia se organizó como una guerra en contra del principio "verde" oligárquico y antihumano, que encarna "su realeza el virus" príncipe Felipe. Ross hizo una presentación del método económico de LaRouche, que se fundamenta en el entendimiento de que el poder de la mente humana es una fuerza de la Naturaleza que se tiene que poner a trabajar para mejorar los caprichos de la Naturaleza, a fin de eliminar la pobreza y el hambre de este planeta. La meta de la civilización debe ser la de proporcionar a toda la gente su derecho a participar en este mejoramiento creativo.

Las dos horas y media que duró la conferencia no fueron suficientes para responder a todas las 26 preguntas que llegaron desde ocho países (Argentina, Brasil, Chile, República Dominicana, México, Perú, Portugal y España). Las personas que hicieron las preguntas querían saber cómo se puede lograr este cambio de paradigma, cómo se puede financiar (casi una gran obsesión), preguntas técnicas sobre la fusión y la fisión nuclear, qué hacer con los "desechos nucleares", sugerencias tecnológicas, y ninguna en defensa de los planes verdes.

Después de la presentación de Ross y los comentarios de Rouillard, siguió un diálogo en vivo con el público asistente al evento organizado con este propósito en Ciudad de México, organizado por el Movimiento Ciudadano LaRouchista (MOCILA) de México. Las 35 personas del público habían comprado sus entradas al evento con anticipación. La mayoría de ellos eran estudiantes, algunos profesores universitarios, personal del Consejo Nacional del Agua (Conagua), sector privado y el representante de una embajada extranjera.

Además de este público que sostuvo el diálogo directo con los expositores, hubo reuniones organizadas en siete universidades de tres países que vieron la conferencia y enviaron sus preguntas por correo electrónico. Estas reuniones se hicieron en el Departamento de Economía de la Universidad de Sonora, en Hermosillo, México; el Departamento de Ingeniería Económica y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Ingeniería, en Lima Perú; y en cinco universidades de Colombia: Facultad de Ingeniería de la Universidad Libre, Seccional Cali, Centro de Investigaciones de Ingeniería Industrial; Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad del Valle, sede de Buga; Facultad de Educación, Universidad de Tolima; Facultad de Ciencias y Economía de Uniminuto, Corporación Universitaria Minuto de Dios, Buga; y en el Departamento de Educación de la Universidad de Tolima, en Ibague.

Además, la Escuela de Ingeniería Industrial de la Universidad de Valladolid, España, puso un anuncio de la videoconferencia en su cartelera de boletines. Los organizadores de España distribuyeron más de 1000 volantes en cuatro ciudades para anunciar la videoconferencia. Unos 500 de estos fueron a Barcelona, al centro del programa de fusión nuclear en España. En la Universidad de Barcelona los burócratas no dejaron distribuir el volante con la invitación, lo cual no fue obstáculo para que lo recibiera una multitud de manifestantes en contra de los recortes a la educación.

En otros centros universitarios del continente se colocaron carteles con la invitación en Honduras y en Ecuador; y cuando menos en otros seis países se realizaron diversas actividades en torno a la conferencia, en donde también se siguió con interés, a saber, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Panamá y Venezuela.

Vea la videoconferencia completa aquí. [3]