Obama recorta alimentos a 47 millones de estadounidenses

31 de octubre de 2013

31 de octubre de 2013 — El Presidente Obama es directamente responsable de la reducción en el consumo alimenticio que sufrirán, ahora, los 47 millones de estadounidenses que necesitan y utilizan el programa de cupones para alimentos para evitar la "inseguridad alimenticia", para ellos mismos y para evitar la desnutrición de sus hijos.

En 2009, cuando estalló la ola de desempleo en masa en Estados Unidos, el 15% de la población estaba por debajo del "nivel de pobreza oficial" --que ya de por si es irracionalmente bajo-- la mentada Ley de Estímulo (ARRA, por sus siglas en inglés) le agregó un subsidio a los pagos mensuales en cupones de alimentos. El subsidio ha variado pero en promedio ha sido de $9 mil millones de dólares anuales, a medida que la cantidad de estadounidenses que necesitan los cupones de alimentación se elevó de 36 millones a 47 millones. Pero desde entonces, en varias batallas por el presupuesto, Obama le ha dicho a los demócratas del Congreso, que había "dinero extra para cupones de alimentos" que podían ofrecer como parte de los recortes del año fiscal de 2013 o del 2014, a fin de evitar recortes en otros rubros. ¿Pero qué es eso de "extra"? Porque se suponía que la "recuperación" de Obama reduciría la cantidad de personas que necesitan el Programa de Asistencia Nutricional Complementario (SNAP, por las siglas en inglés del nombre oficial del programa de cupones para alimentación).

Ahora, siguiendo el consejo de Obama, los demócratas del Congreso finalmente le tomaron la palabra y le pusieron fin al subsidio del ARRA para el 1 de noviembre de 2013. Muchos pensaron que se reintegrarían los fondos después, pero eso no sucedió.

El 1 de noviembre, entonces, con una tasa de pobreza oficial nacional de un 16.2%, habrá un recorte en el programa de cupones para alimentos de $5,000 millones de dólares para 2014 (de un nivel anual de $80,000 millones anuales). Esto es un recorte del 5% en el nivel de esas prestaciones a nivel nacional, desde un máximo de $133 a $124 al mes (por individuo) y desde un máximo de $668 a $632 al mes por familia de cuatro; en la mayoría de los estados esos niveles son menores.

Estos recortes, que ponen en peligro la vida, son el resultado directo de la "estrategia presupuestal" de Obama, que también contempla recortes al Seguro Social y al Medicare (el programa gubernamental de atención médica a las personas mayores de 65 años), algunos de los cuales no ha podido obligar a los demócratas a que los acepten.

Al mismo tiempo que esto ocurre, la conferencia de negociación entre el Senado y la Cámara de Representantes sobre la Ley Agrícola que se reunió desde el 30 de octubre, está considerando más recortes aún, de entre $4,500 millones (que proponen en el Senado) y $40,000 millones (que proponen en la Cámara de Representantes) durante 10 años. Estos recortes reducirán el número de personas que reciben los cupones. La versión de la Cámara de Representantes, sacaría unas 5 millones de personas del programa de cupones de alimentos, y unos 280,000 niños, de los almuerzos escolares gratuitos también.

El miércoles 30, 39 senadores demócratas, al percatarse de que las personas en edad avanzada, niños e incapacitados, en particular, morirán o sufrirán enfermedades de malnutrición como resultado de estos dobles recortes al programa de cupones para alimentos, le enviaron una carta a los participantes en la conferencia de negociación del Senado y la Cámara de Representantes, para instarlos a que no hagan "recortes drásticos".

Al mismo tiempo que se llevan a cabo estos recortes, en muchos estados se están imponiendo o considerando imponer recortes adicionales en la elegibilidad, lo cual sacará del programa a muchos más ciudadanos que necesitan del programa SNAP para su alimentación.