Obamacare: el súper programa de rescate para Wall Street a través de las compañías de seguros médicos

6 de noviembre de 2013

6 de noviembre de 2013 — Cuando se impuso por la fuerza la reforma a la atención médica, conocida como Obamacare, en marzo del 2010, Wall Street tenía un flujo multi milmillonario en dólares anualmente, a través de las pólizas de seguros médicos en su rama de seguros privados. Uno de los cálculos ubica esta cifra en $650 mil millones al año. Las cinco grandes aseguradoras privadas que dominaban entonces el sector, al igual que ahora, son United Health, CIGNA, Aetna, Humana y Wellpoint. Ellas y otras 20 organizaciones, emiten pólizas anuales para más de 180 millones de estadounidenses.

Que mejor forma —si se es Wall Street— de obtener una infusión aún mayor para sus cofres, que simplemente elevar las primas de las pólizas. Esto es exactamente lo que se diseñó con la Ley de Protección al Paciente y Servicios Asequible (ACA por las siglas en inglés del nombre oficial del Obamacare), bajo la cubierta disparatada de servicios "de calidad", "accesibilidad" etc. Al mismo tiempo, el núcleo del esquema, es recortar los servicios que se proporcionan con el seguro, calificándolo de "tratamiento excesivo". Esto ya se está llevando a cabo.

Se puede ver el robo en despoblado que están realizando, incluso ahora que no está funcionando el portal oficial en Internet, HealthCare.gov.

Por ejemplo, en el caso de las pólizas individuales (es decir, los que pagan su propio seguro), que se calcula son entre 12 y 19 millones, si se cancelan unos 10 millones de estas pólizas y tienen que obtener después unas nuevas, con un alza en la prima anual de $5,000 por póliza, entonces unos $50 mil millones de dólares libres de polvo y paja van derechito a Wall Street y las grandes aseguradoras.

Este es un cálculo a vuelo de pájaro solo para mostrar el principio de robo descarado envuelto en esto. Las otras subcategorías de asegurados (compañías grandes, empresas pequeñas, otros grupos) se pueden calcular aproximadamente de la misma manera.

¿Cómo se supone que una persona va a poder pagar $5,000 dólares adicionales al año por su prima? ¡Quieren rescate externo y rescate interno al mismo tiempo! Si eres portador de una póliza con un ingreso lo suficientemente bajo como para calificar para un subsidio de tu seguro federal, entonces el gobierno le está aportando un rescate externo a tu asegurador. Si no calificas para el subsidio, entonces se supone que tu —el dueño de la póliza— tienes que pagar una prima más grande al asegurador. Este sería el rescate interno.

Desde un principio, Wall Street estaba en la mesa de diseño del Obamacare. Los funcionarios de las compañías aseguradoras estuvieron personalmente presentes en la Casa Blanca, o a través de asociaciones autorizadas, en las infames 30 mesas redondas y audiencias en el 2009, hasta que se forzó la aprobación del ACA en el Congreso.

Este otoño, el 14 de octubre, se reunió la Casa Blanca con los más altos ejecutivos de las aseguradoras, en medio de la debacle del portal electrónico HealthCare.gov. El equipo de Obama en la Casa Blanca incluyó a Valerie Jarrett, la secretaria de Salud y Servicios Humanos, Sebelius, la administradora de CMS Marilyn Tavenner y Denis McDonough, jefe de personal de Obama. Los asistentes por el equipo de Wall Street fueron: Aetna (director ejecutivo Mark Bertolini); Humana (director ejecutivo Bruce Broussard); Wellpoint (director ejecutivo Joseph Swedish); CareFirst (director ejecutivo Chet Burrell); Kaiser Permanente (director ejecutivo Bernard Tyson); Blue Cross Blue Shield Ass'n (director ejecutivo Scott Serota); Tufts Health Plan (director ejecutivo James Roosevelt); Centene (director ejecutivo Michael Neidorf); America's Health Insurance Plans (director ejecutivo Karen Ignagni); Independence Blue Cross (director ejecutivo Daniel J, Hilferty); Health Care Services Corp. (director ejecutivo Patricia Hemingway Hall); Health Net Inc. (director ejecutivo Jay Gellert); Blue Cross Blue Sheild de Florida (director ejecutivo Patrick Geraghty)

Anteriormente el 2 de octubre había habido una reunión en la Casa Blanca en donde Obama fue el anfitrión de los infames directores de los megabancos de Wall Street, del Financial Services Forum, entre ellos Jamie Dimon, JPMorgan; CHO Lloyd Blanfein, Goldman Sachs; Robert Benmosche, el director ejecutivo de American International Group Ing y el resto de la pandilla.