"Grande es aquel que supera lo aterrador; el hombre es superior a su destino"

11 de noviembre de 2013

10 de noviembre de 2013 — Hoy es el 254to aniversario del natalicio de Friedrich Schiller, a quien el gran estadounidense Frederick Douglas le dio el nombre de "Poeta de la Libertad". Schiller nació el 10 de noviembre de 1759 en Marbach, Alemania, y murió el 9 de mayo de 1805. A partir de 1984, a instancias de la fundadora del Instituto Schiller, Helga Zepp LaRouche, en ocasión se su natalicio se celebraban eventos anuales por todo el mundo para celebrar las ideas y el trabajo de Schiller. Incluso en los días más aciagos de los encausamientos y persecución de LaRouche y nuestros asociados, estos eventos sirvieron para reunir a los partidarios políticos y otros para participar en las presentaciones de música clásica, recitación de poemas y diversas presentaciones de varios aspectos de los trabajos teatrales, filosóficos, poéticos e históricos de Schiller y sus redes, porque verdaderamente "el camino de la libertad es a través de la belleza".

En el 20mo aniversario del Instituto Schiller, Helga Zepp LaRouche habló en una de esas reuniones y dijo lo siguiente:

"Con orgullo podemos volver la vista a cinco continentes del globo terráqueo, en donde el Instituto Schiller se ha constituido en el polo moral y cultural a la amenaza de las fuerzas sinarquistas globales. ¿Por qué fue que escogí el nombre de Friedrich Schiller para esta batalla por un nuevo orden económico internacional y un nuevo renacimiento cultural?... Lo más importante es la imagen del hombre extremadamente optimista que tiene Schiller, es decir la idea de que cada persona tiene el potencial de llegar a ser un alma bella...".

"Schiller dice, cada hombre tiene dentro de sí un hombre ideal, y la gran tarea de su vida es hacer que este hombre ideal dentro de sí esté en conformidad con su personalidad real. Para esto, dice Schiller, es importante no solo educar nuestra mente, sino también nuestras emociones, hasta que podamos confiar ciegamente en nuestro instinto, porque nunca nos va a decir algo diferente a lo que nuestra razón ordena. Un alma bella es una persona así, para quien la libertad y la necesidad, la pasión y el deber son todas la misma cosa. Dicha alma bella se va a convertir de manera natural en un individuo histórico mundial, que asume la responsabilidad por el destino de su nación, y de la humanidad en su conjunto".

Otras presentaciones y artículos se pueden encontrar aquí. [1]