Larry Summers: la depresión continuará hasta que te mueras

19 de noviembre de 2013

19 de noviembre de 2013 — Cualquiera que dude que ha habido un desplome de la economía física en las dos últimas décadas debe ver rápidamente con atención la videoconferencia por Internet de Lyndon LaRouche del 15 de noviembre [1]. De esta forma, todavia existen algunos que no solo se niegan a reconocer el desplome sino que llegan hasta a admitir que no tienen la más mínima idea de qué hacer sobre la economía.

El economista favorito de Obama, el ex jefe de su Consejo de Asesores Económicos, Larry Summers, mostró unas proyecciones en la conferencia anual de investigaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI) el 8 de noviembre, que no hacen más que mostrar que tan locos y asesinos pueden ser estos desquiciados economistas matemáticos. Como lo informara su colega economista Paul Krugman en su columna del 17 de noviembre, "A permanent Slump?" (¿Una caída permanente?), Summers destacó que las condiciones "tipo depresión" (según palabras de Krugman) que envuelven a la economía estadounidense son la "nueva norma" y que nadie, incluyéndolo a el, tienen la más mínima idea de como generar una recuperación real.

¿Qué es lo único que se puede hacer? Seguir adelante con la Emisión Cuantitativa (EC) de la Reserva Federal.

Krugman dice que Summers, en su discurso de 15 minutos, alegó que incluso antes de la crisis del 2007-2008, a la economía solo le iba "bien" gracias a la creación de las burbujas hipotecarias y de deuda. Y que la única manera de salir del estancamiento actual (ellos le llaman "estancamiento secular") va a crear problemas mayores.

Por lo tanto, dice Peter Coy de Businessweek [3], citando a Summers, "el problema fundamental pudiera permanecer ahí por siempre. Bien pudiéramos tener que pensar en los próximos años cómo le vamos a hacer para manejar una economía donde la tasa de interés nominal cero es un inhibidor crónico y sistémico de la actividad económica, frenando el desarrollo de nuestras economías por abajo de su potencial".

Por supuesto, Summers no está hablando realmente de la economía sino de las finanzas monetaristas. Este es el tipo que escribió un documento en 1979 sobre cómo el seguro de desempleo solo servía para desincentivar a la gente para que buscara empleo, y que debería eliminarse paulatinamente a favor de un "seguro de empleo", un pago limitado de corto plazo, que se otorgaría para que busquen empleo, reciban reentrenamiento, relocalización y como "subsidio de salario bajo" para que se acostumbren los trabajadores a un empleo con bajo salario.

Desafortunadamente, Krugman, cuyo consejo es que hay que dejar de preocuparse de la deuda y seguir adelante con la EC, tampoco tiene una solución.

La solución reside en botar por completo el sistema monetarista y regresar al sistema americano de crédito, empezando con la Glass-Steagall.

Como lo señaló aún más Lyndon LaRouche en el programa del Comité Político de LaRouchePAC del 18 de noviembre [4]:

"Y simplemente vamos a Wall Street y les preguntamos, '¿qué tanto ganaste?' 'Bueno, nosotros ganamos...'. 'No, ¿qué tanto ganaste tú, que produjiste? ¿Qué tanto ganaste, que tanto produjiste? ¿Cuál es tu tecnología? ¿En qué contribuiste en términos de tecnología, para hacer que esta nación fuera más productiva?'.

"¡No! El principio es simple. El problema es que la gente está enferma con esta fascinación por el dinero en si. 'No, lo que importa es el dinero. ¡Es mi dinero!" Bueno el punto es que es fácil dejárselo en claro, "¿A donde se va tu dinero? ¿Qué tanto estás comiendo actualmente? No me digas que tanto dinero tienes sino qué tan bien estás comiendo! ¿Estás empleado, estás produciendo algo? ¿Está Wall Street realmente produciendo algo de riqueza física?' ¡Por supuesto que no! "