Ucrania suspendió las negociaciones sobre el pacto de libre comercio con la Unión Europea

23 de noviembre de 2013

22 de noviembre de 2013 — El gabinete del gobierno ucraniano tomó una decisión el jueves 21 con implicaciones de gran alcance, al dar por terminadas las negociaciones preparatorias para integrarse al Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, que estaba programado para que lo firmase el Presidente Victor Yanukovych el próximo 29 de noviembre en la cumbre de Vilnius con los países vecinos de Europa centro oriental. Poco antes de que el gobierno hiciera el anuncio, el partido de Yanukovych en la Rada Suprema (el parlamento unicameral de Ucrania) había rechazado la aprobación de seis leyes diferentes que le hubiesen allanado el camino a la estrella de la oposición, la chica de calendario de la "revolución naranja" de 2004, Yulia Tymoshenko, para viajar al extranjero para recibir tratamiento médico. Pero el telón de fondo de la decisión va más allá del caso Tymoshenko, como quedó claro en el texto de la declaración del gobierno.

El gabinete del Primer Ministro Mykola Azarov, invocó el "interés de seguridad nacional de Ucrania" al anunciar que el gobierno ordenaría "un estudia más detallado y la elaboración de un conjunto de medidas que Ucrania debe implementar para restaurar sus capacidades de producción perdidas y las áreas de comercio y cooperación económica con la Federación Rusa y otros miembros de la CEI [Comunidad de Estados Independientes, antes URSS-ndr], para crear un mercado interno capaz de garantizar las relaciones entre Ucrania y los países miembros de la Unión Europea en una base de equidad". En consecuencia, se van a reanudar las negociaciones para una Unión Aduanera (eurasiática) con Rusia, Bielorusia y Kazajistán. Se le ha ordenado al Ministerio de Relaciones Exteriores de Ucrania, junto con los ministerios de Economía e Industria, que propongan a la Unión Europea y a Rusia la formación de una comisión conjunta para explorar las perspectivas de recuperación de la producción y el comercio. Se han dado instrucciones a otros ministerios para desarrollar relaciones con la CEI "para preservar empleos y abordar otros temas sociales mediante la estabilidad económica mejorada".

La parte medular del acuerdo de 1200 páginas con la UE, ahora engavetado, era el llamado Acuerdo de Libre Comercio Integral y a Fondo. Este acuerdo hubiera eliminado toda las medidas proteccionistas para lo que queda de la industria ucraniana, ya de por sí desintegrada a partir del proceso de privatizaciones de la década de 1990 y los términos de admisión a la Organización Mundial del Comercio (OMC) en 2008. Rusia había advertido de las consecuencias de trastornar los nexos comerciales formados históricamente entre las dos economías más grandes del antiguo régimen soviético, mientras que la Unión Europea ofrecía la promesa de ayudar a Ucrania a conseguir dinero del Fondo Monetario Internacional (FMI) en caso de que Rusia aplicase sanciones económicas. Antier, el viceprimer ministro ucraniano, Yuri Boyko, dijo: "de cualquier modo, no estamos contando con ningún dinero del FMI, ya que la última oferta del FMI exigía que elevásemos las tarifas para los servicios públicos residenciales en un 40%".

Boyko dijo que Ucrania no se puede dar el lujo de perder su comercio actual con Rusia y que ni la Unión Europea ni el FMI están preparados para compensar eso de ningún modo. Por su parte, Azarov dijo que en el año pasado, mientras se negociaban los preparativos para el acuerdo de asociación a la UE, el comercio entre Ucrania y los mercados de la CEI se redujo en 25%. "Esas pérdidas económicas son significativas para nosotros... Cuando elaboremos el presupuesto, las principales cifras económicas para 2014 dependerán de que podamos crear un entendimiento mutuo con Rusia".

El Comisionado Europeo de Extensión, Stefan Fuele, canceló su viaje planeado a Kiev y publicó un tweet en el que culpa del acontecimiento "al impacto de medidas económicas y comerciales injustificadas de Rusia". El ministro de Relaciones Exteriores sueco, Carl Bildt, un promotor importante de la expansión de la UE hacia el este, atacó la "política de presión brutal" rusa. La jefa de la política exterior británica para la UE, Lady Ashton, dijo que Ucrania va a perder la "inversión extranjera" debido a esa decisión.

La economista Natalia Vitrenko, líder del Partido Socialista Progresista de Ucrania, ha realizado una campaña política en las calles para impedir la pérdida de la soberanía de Ucrania a través de la "eurocolonización" bajo un acuerdo de asociación con la UE. En una entrevista que difundió la televisión de Internet EurasiaTV el pasado lunes 18, Vitrenko dijo que los sueños de opio de la "inversión extranjera" y de los "niveles de vida europeos" no eran más que una cubierta propagandística para apoderarse de las materias primas que le quedan a Ucrania y de su mano de obra. A la Unión Europea no le interesan los 45 millones de ucranianos, dijo ella; solo quieren conseguir el dominio económico a través del libre comercio y obtener una ventaja estratégica contra Rusia, tratando de que Ucrania se incorpore a la OTAN. Desde que Ucrania se unió a la OMC, señaló Vitrenko, casi el 60 por ciento de los bienes que se comercian en el mercado ucraniano son importados. El acuerdo de libre comercio sería una sentencia de muerte para los productores que todavía sobreviven. El sesenta por ciento de las exportaciones de Ucrania a Rusia y la CEI son bienes terminados, subrayó Vitrenko, en cambio solo el 18 por ciento de los bienes exportados a la UE son bienes terminados, el resto son materias primas. Advirtió que a Ucrania le costaría un estimado de 160 mil millones de euros cumplir con las 20,000 normas diferentes de la UE bajo un acuerdo de asociación, lo cual sería un golpe devastador para la economía de Ucrania, que llevaría a un cierre de fábricas en masa, desempleo y hambruna.

El economista Sergie Glazyev, asesor del Presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo que para Ucrania, la opción de la UE hubiera sido "anticristiana".