La austeridad asesina que impone la ley de presupuesto no difiere en nada del embargo presupuestal con sus recortes parejos

20 de diciembre de 2013

20 de diciembre de 2013 — La gran mentira de que la ley de presupuesto para dos años, aprobada por el Senado con una votación de 64 votos contra 36, contiene menos austeridad que la anterior reducción generalizada que se impuso mediante el "embargo presupuestal", es un fraude gigantesco.

El portal de análisis politico Counterpunch.com tiene un artículo titulado "Workers, Retirees, Vets, & Unemployed Lose in The Budget Deal of December 2013" [1] (Los trabajadores, jubilados, veteranos y desempleados, pierden en el acuerdo de presupuesto de diciembre de 2013), donde el autor Jack Rasmus revisa los detalles, donde muestra que se han restaurado la mayor parte de los recortes al presupuesto de Defensa pero que se recortan más programas de la red de seguridad social en realidad.

Rasmus dice que el acuerdo bipartidista consiste en salir con el cuento de que se restauraron $31,000 millones de dólares en recortes del embargo presupuestal, pero estas "reparaciones" se anulan con el recorte de $26,000 mil millones en los fondos para los trabajadores federales y los veteranos, debido al aumento en la forma de aumentos en los pagos a los programas de jubilación y programas de seguros médicos. Además, se van a distribuir entre toda la población las nuevas "tarifas" en los boletos de avión.

Además, los $25,000 millones en recortes al seguro de desempleo, significa que 1.3 millones de personas perderán sus prestaciones para el 28 de diciembre y se calcula que otros 1.9 millones de personas perderán su seguro de desempleo durante el 2014. Esto significa que muchos más desempleados de largo plazo simplemente los van a eliminar de la fuerza laboral y estadísticamente se reducirá de ese modo la tasa de desempleo, cuando en realidad se está arrojando a más gente a la indigencia. Rasmus llega a la conclusión de que toda la componenda que se hizo con el presupuesto, es una estafa gigantesca.

Otra mentira que está circulando el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada) es que los desempleados van a tener un "alivio" en su indigencia en enero, cuando van a considerar como primera punto del orden del día la extensión de las prestaciones por seguro de desempleo. Dicen que las prestaciones por desempleo se harán "retroactivas" a la fecha de su eliminación del 28 de diciembre, si todavía están vivos los desempleados y sus familias.

El senador Tom Harkin (demócrata de Iowa) había amenazado con votar en contra del presupuesto debido al tratamiento "inconcebible" que se le daba a los desempleados, pero finalmente votó con el resto del rebaño. El pasado jueves 12 de diciembre Harkin había declarado en RadioIowa que "hay más de un millón de personas que no pueden encontrar un empleo... y precisamente en este momento del año se les corta su seguro de desempleo... Es realmente inconcebible... Nunca en nuestra historia, desde que tenemos la compensación del seguro de desempleo, nunca habíamos recortado gente del seguro de desempleo cuando el desempleo es tan alto. El desempleo es de 7% todavía oficialmente pero sabemos que es de casi 13%".

El 17 de diciembre, Harkin habló en la plenaria del Senado y arremetió contra los políticos por recortar las prestaciones del Programa Complementario de Asistencia Alimenticia (SNAP, por sus siglas en inglés), el programa de cupones para alimentos, y del seguro de desempleo. "En un momento en el que hay tres personas que buscan un empleo por cada puesto disponible, escuchamos que es fundamental retirar la asistencia alimenticia a millones de personas, de modo que, supuestamente, aprendan el poder redentor del trabajo, como si las madres jóvenes que trabajan en los servicios, los trabajadores despedidos de las fábricas que andan repartiendo periódicos, y las familias de desempleados que reciben los beneficios del SNAP necesitaran que los miembros de la Cámara de Representantes los sermonearan sobre los beneficios del trabajo", dijo Harkin.