Benediktov: Ya es hora de parar al terrorismo respaldado por los saudíes

3 de enero de 2014

3 de enero de 2014 — A raíz del bombazo en la estación del tren de Volgogrado, el escritor ruso Kirill Benediktov, columnista regular del diario Izvestia y miembro del consejo editorial del portal electrónico Terra America, hizo un llamado a las autoridades rusas para aprovechar el momento y revisar la actitud rusa hacia el terrorismo en general, y en particular a wahhabismo agresivo. Benediktov escribió un artículo en Izvestia donde propone que se adopten medidas decisivas para impedir que Arabia Saudita continúe nutriendo el terrorismo en el exterior, y tomar medidas férreas al interior de Rusia.

Benediktov se centra en los dos viajes que hizo a Rusia el jefe de la inteligencia saudí, príncipe Bandar bin Sultan, en los últimos meses, luego de lo cual diarios británicos y árabes señalaron que el propósito del viaje fue el chantaje político. Según estos informes, Bandar había presionado al liderato ruso para que abandonaran a Siria. Esto es, a cambio de que el Kremlin le retirase su apoyo a Assad, el príncipe ofreció garantías para proteger las olimpiadas de Sochi en contra de cualquier acción terrorista. Aunque esos informes no se han confirmado, dice Benediktov, "no hay duda de que los regímenes salafistas del Golfo, en especial Arabia Saudita, han respaldado el terrorismo wahhabista".

En estos momento, señala el escritor ruso, cuando Ryad ha perdido algo del respaldo de Estados Unidos del que antes gozaba, "Rusia tiene un espacio de maniobra sin precedentes". En particular, sugiere que Rusia podría colaborar con Estados Unidos y con Irán para debilitar la influencia de los salafistas en todo el sudoeste de Asia. "Las acciones hostiles contra Rusia provenientes de países como las monarquías del Golfo", argumenta, "aunque disfrazadas en forma criptopolítica, deberían recibir una respuesta adecuada. Rusia es lo suficientemente fuerte ahora como para responder a esas acciones inamistosas de regímenes que por muchos años han explotado una quinta columna wahhabista para desestabilizar a nuestro país". Esta frase lo reprodujo varias veces la BBC de Londres en sus transmisiones de fin de año.

Benediktov destaca que cuando el terrorista suicida que atacó en Volgogrado en otoño pasado, matando a ocho personas, en lo que fue el primer ataque a gran escala desde el bombazo en el Aeropuerto de Domodedovo en enero de 2011, hubo algunas interrogantes sobre si la mujer se dirigía a Moscú, y por qué se había detenido en Volgogrado. Ahora bien, es claro que Volgogrado se ha convertido en un blanco en sí mismo. Uno de los motivos es que "la ciudad que pasó a la historia mundial como Stalingrado, es la ciudad de fama inmortal de las armas y el valor ruso" (por el papel decisivo que jugó en derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial). Un ataque a Volgogrado es un ataque a la civilización rusa, señaló el escritor ruso.

Los ataques recientes indican "la alta probabilidad de que en los años recientes se ha formado una poderosa organización clandestina wahhabista", en una ciudad conocida por su alto índice de criminalidad, y que sería una base de operaciones para lanzar ataques por toda la cuenca del Río Volga, aunque las bombas sean armadas en Dagestan. "Por lo tanto, se deben tomar una serie de medidas sumamente duras en el futuro inmediato, para identificar a esta red clandestina, y esas medidas deben incluir a los líderes legítimos de la comunidad musulmana". Benediktov sostiene que la ofensiva terrorista en la cuenca del Volga forma parte de un "plan de negocios" contra Rusia muy bien diseñado con apoyo desde el exterior, el cual es probable que se intensifique en los meses anteriores a las olimpiadas de Sochi.

Benediktov es un experto en exploración espacial y un escritor muy popular conocido por sus obras de ciencia ficción, además de su actividad periodística. El habló en la Conferencia del Instituto Schiller sobre la defensa de la Tierra contra los asteroides y cometas, que se celebró en abril de 2013 en Frankfurt, Alemania.