Obama arroja otros dos millones de estadounidenses al basurero humano

6 de enero de 2014

6 de enero de 2014 — Las políticas de Obama aceleran la desintegración de la economía física de Estados Unidos, exactamente como lo recetan las políticas de despoblación del imperio británico. Por ejemplo, el 28 de diciembre se acabaron las prestaciones de desempleo a largo plazo para unos 1.3 millones de estadounidenses desempleados, lo que va a tener enormes efectos no lineales. El economista de Harvard Lawrence Katz dijo en una conferencia telefónica organizada por los demócratas en la Cámara de Representantes el 3 de enero que ese 1'300,000 de personas va a perder un promedio de $305 dólares por semana, lo que equivale a $400 millones por semana. Pero con base en al "efecto multiplicador" de cancelar el programa de prestaciones, Katz dijo en el diario londinense The Guardian, que la pérdida total de la economía sería de" hasta mil millones por semana", según los cálculos de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

Ese cálculo no es más que puramente monetario y ni siquiera se aproxima a reflejar el impacto real sobre la economía física de arrojar a 1'300,000 norteamericanos más al basurero humano. Este es el programa de Hitler, tal y como lo dicta la reina británica, enfatizó Lyndon LaRouche el domingo y ya está golpeando a la población estadounidense, como lo sabemos por nuestras actividades organizativas por todo el país.

Los desempleados de largo plazo son los que han estado desempleados por más de seis meses. Con George W. Bush, cuando entraron en vigor las disposiciones para extender el desempleo, el desempleo era de 5.6% y la duración promedio de desempleo era de 17 semanas, informa The Guardian. Hoy, la tasa oficial de desempleo es de 7% (el desempleo real es por lo menos el doble), en tanto que la duración promedio de desempleo es ahora de 36 semanas.

El gobierno de Obama anda ocupado derramando lágrimas de cocodrilo por la cancelación de las extensión de las prestaciones, después de haberle urgido a los demócratas que sacrificaran estas disposiciones como parte del acuerdo presupuestal con los republicanos. Obama se va a reunir en la Casa Blanca el martes con un grupo de estadounidenses que acaban de perder sus prestaciones de desempleo a largo plazo, en una especie de foto del recuerdo antes de irse a las cocinas públicas. El secretario del Trabajo, Thomas Perez, hizo un llamado para que se restablezcan las prestaciones, las que calificó de "recurso vital".

Steny Hoyer, el líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, dijo que el Senado va a votar la próxima semana sobre una medida que reintroduce las prestaciones, y dijo "que el Congreso deje que expire este programa mientras todavía continua la recuperación del empleo (sic), es desde mi perspectiva, insensato e irresponsable" .

Más al punto, lo que es "insensato e irresponsable" es dejar a Obama en la Casa Blanca para que siga llevando a cabo las políticas de despoblación de la reina.