Investigadores chinos planifican su base energética e industrial en la Luna

8 de enero de 2014

8 de enero de 2014 — Científicos e ingenieros chinos están trabajando en los diseños para un base lunar, la cual incluirá un "nuevo desarrollo de energía y la expansión de un espacio para vivir", de acuerdo a uno de los directores de la sonda Chang'e-3, que habló en el Foro de Comunicación Científica de Shanghai, informó el Diario del Pueblo. Zhang Yuhua ratificó que el Chang'e-5, la misión lunar de prueba de regreso, está programado para el 2017, que es un adelanto de lo establecido en su calendario, basados en el éxito de su más reciente misión. El Chang'e-4 no será una repetición de de la misión actual, sino que va a incorporar algunas de las nuevas tecnologías que se necesitan para la compleja misión de regreso posterior. Regresar estas 5 libras de muestras de rocas y suelo lunar permitirán hacer un análisis detallado de los minerales, la química y otras características de la Luna, necesario antes de enviar gente para allá.

Zhang describió la actividad que se llevaría a cabo en una base lunar, como si se estuviera configurando una producción agrícola e industrial, para producir medicinas en un ambiente de vacío, y de "exploración de energía". La fuente de energía mayormente citada por los científicos chinos es el isótopo helio-3, que casi no existe en la Tierra, pero que se ha mantenido en imperturbable en su mayor parte sobre la superficie inerte de la Luna, luego de ser depositado allí por el Sol. Los actuales experimentos de fusión usan el deuterio y el tritio (D-T) como combustible (dos isótopos de hidrógeno), pero la reacción de helio-3 y deuterio (D-He-3) será un combustible superior para la fusión. A diferencia del D-T, la fusión del D-He-3 produce su energía principalmente en partículas cargadas, no neutrones, y puede, por ejemplo, convertirse directamente en electricidad. Un artículo de la edición de Verano de 1990 de la revista 21st Century Science & Technology, "Mining Helium on the Moon to Power the Earth" [1] (Explotar el helio de la Luna para dar energía a la Tierra) tiene un resumen amplio de las ventajas y el potencial del proceso de fusión del helio-3.

Aunque Zhang explicó que aun el gobierno no ha dado su aprobación para un programa lunar tripulado, la investigación y el desarrollo continúa, de modo que tendrán listo un plan, para cuando sea aprobado. Un programa lunar de desarrollo de energía como ese, debe verse como esfuerzo que acompaña a la investigación de la fusión y al programa experimental que los chinos han puesto en marcha.