El cáncer saudí se extiende a Iraq debido al encubrimiento de Obama

10 de enero de 2014

10 de enero de 2014 — El costo de las sucias componendas de Obama para proteger al ala saudí del imperio angloholandés, como continuación del encubrimiento de George W. Bush de las 28 páginas del informe sobre el 11 de Septiembre que fueron suprimidas, incluye la reanudación de una "guerra civil" en Iraq, en donde, después de la muerte de 4,400 soldados estadounidenses en la guerra imperialista de Bush y Tony Blair, Al-Qaeda controla ahora una parte clave del país.

En el fin de semana del 4 y 5 de enero, Al-Qaeda en Iraq, también conocida como el Estado Islámico de Iraq y Siria, o el Levante (EIIS y EIIL) tomó control de Faluya y Ramadi, las ciudades claves de Anbar, la provincia sunita en el oeste de Iraq, cortesía del apoyo de Arabia Saudita, Catar y otros países del Golfo Pérsico que financian a los ejército yihadista que se emplea para combatir al Presidente sirio Bashar al Assad. Y aunque las fuerzas armadas de Iraq han recibido algo de equipo de Estados Unidos y Rusia para contrarrestar a Al-Qaeda y han logrado ganar terreno en ciertas zonas con la ayuda de las tribus sunitas, la guerra está muy lejos de haberse acabado. Fuentes en el Medio Oriente le dijeron a EIR [1] que el EIIL y sus aliados yihadistas tienen un plan avanzado para crear un mini Estado de Al-Qaeda arrancando parte del oeste de Iraq y del norte de Siria y este plan está bien financiado por los saudíes y sus aliados del Golfo.

La llamada conferencia del 8 de enero patrocinada por el Consejo de Relaciones Exteriores (CFR por siglas en inglés) de Nueva York, y en donde hablaron el aliado neoconservador Max Boot y el reportero del periódico Los Angeles Times Dan Parker puso de relieve qué tan profundo es el encubrimiento del papel de los saudíes. Durante casi una hora, estos expertos esgrimieron todas las posibles explicaciones "internas" falsas en Iraq de por qué es que Al-Qaeda ha podido florecer, excepto la verdad: es decir que la mano saudí y los wahabitas es la que está detrás de la guerra sectaria diseñada para destruir a los Estados nacionales.

Cuando le preguntaron abiertamente sobre el financiamiento de los yihadistas, incluyendo el EIIL, y el EIIS por parte de los países del Golfo y organizaciones privadas, Parker, ex jefe de la oficina del Los Angeles Times en Bagdad, inmediatamente la descartó diciendo que no eran más que "opiniones" sin ninguna base. Dijo que a los sunitas les gusta argumentar que reciben apoyo del Golfo, pero que el vio muy poca evidencia de que hubiera grandes financiamientos en las protestas que el observó. Sin embargo, Parker calificó de "guerra civil" en Iraq la guerra de Al-Qaeda.

Boot, quien culpó totalmente por los fracaso a la estrategia de salida de Obama, admitió que la guerra en Siria se está "esparciendo", aunque también se negó a identificar el papel saudí. El encubrimiento continúa a los niveles más altos de la Casa Blanca y las instituciones de Wall Street ejemplificadas por el CFR.